sábado, 16 de junio de 2012

CINCO



Cuando Laura decidió emprender un nuevo camino, Lluis le escribió una canción de despedida. En ella le recordaba todo lo que habían compartido juntos: el escenario, la angustia del presente, la alegría del futuro desconocido. Reconocía que jamás le había faltado el aliento de Laura, sus palabras, su calor. Se ponía en manos del azar, pensando con melancolía, que tal vez no volvieran a verse. Pero aún así, soplaba en las velas de su embarcación todo el viento propicio que sus pulmones pudieran darle. Al final de la canción, Lluis le decía que guardaría siempre un rincón inquebrantable de su corazón para el sonido de su nombre.
En este momento es cuando Laura debía entrar arrancando a su guitarra esos sonidos. Pero los dedos se le quiebran, la emoción de comprender el alcace de su decisión, enmudece su voz y sus manos. Entonces es cuando él viene a rescatarla con las notas de su piano, cuando sonríen y lloran porque comprenden que las cosas que de verdad importan, son para siempre.
Hoy hace cinco años que abrí este blog. No se me ha ocurrido nada mejor que recordarlo con esta canción que a mí me parece preciosa.

Gracias.

6 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Muchas felicidades por este quinto aniversario.
Salud
Francesc Cornadó

Luis dijo...

Felicidades y gracias.

Fuquiño dijo...

"Buen viaje a los guerreros que a su pueblo son fieles" escribió Kavafis y cantó el LLuis en el "Viaje a Ítaca".

Pues nada, a seguir remando tan bien "e non esmorezades"

Fuquiño

Anónimo dijo...

Para los que vivimos en este blog desde el principio, nada nos puede emocionar más que cumpla usted muchos años.

Licantropunk dijo...

Felicidades. Gran noticia que los blog cumplan años y que sigan adelante: ¡y muchos más!
Saludos.

Lula Fortune dijo...

Un abrazo a todos. Muchas gracias de nuevo.