viernes, 22 de marzo de 2013

COMO SI NADA FUESE VERDAD




Recuerdo
también, en una hermosa tarde
que regresaba a casa… Una mujer
se desplomó a mi lado replegándose
sobre sí misma, silenciosamente
y con una increíble lentitud –la tuve
por las axilas, un momento el rostro,
viejo, casi pegado al mío.
Luego, sin comprender aún,
incorporó unos ojos donde nada
se leía, sino la pura privación
que me daba las gracias.
Me volví
penosamente a verla calle abajo.
No sé cómo explicarlo, es
lo mismo que si todo,
lo mismo que si el mundo alrededor
estuviese parado
pero continuase en movimiento
cínicamente, como
si nada, como si nada fuese verdad.
Cada aparición
que pasa, cada cuerpo en pena
no anuncia muerte, dice que la muerte estaba
ya entre nosotros sin saberlo.
Vienen
de allá, del otro lado del fondo sulfuroso,
de las sordas
minas del hambre y de la multitud.

(Fragmento de Los Aparecidos. Gil de Biedma)

3 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

Como si nada fuese verdad.Pues es verdad ahora que lo pienso.

Besos,Lula

Paula dijo...

"Encontrarte" después de tantos años y hacerlo leyendo un poema de Gil de Biedma, el poeta que tú me enseñaste a amar y que nunca ha desaparecido de mis lecturas.
La verdad es que nunca nada es verdad, pero nos gusta creerlo.
Un abrazo,

Lula Fortune dijo...

FRANCISCO: Besos para ti también. Me alegro de verte por aquí.

PAULA: no tiene mérito enseñar a amar a Biedma, basta con leerlo. Gracias, Paula, me alegro de que me encontrases después de tanto tiempo. Un enorme beso.