domingo, 30 de marzo de 2008

SEDA


(Traducción en el primer comentario)
O xoven Hervé Joncourt parte desde Francia ata Xapón en percura de ovos de verme da seda. Unha plaga tiña exterminados aos vermes europeos e só a viaxe podería salvar a toda a poboación da ruina e da fame. En Francia quedará a súa xoven e flamante esposa, Heleine, ansiosa da súa volta.

Tres serán as viaxes que emprenda e tres os regresos que, como fermosos tapices, tecen e destecen o relato. En cada unha desas viaxes un descubrimento, unha sensación, un perigo, un sentimento descoñecido que fará tremar o plácido mundo do xoven Joncourt.
A pesares de toda a distancia que el cría ter entre o seu mundo e a felicidade, como nun conto de Borges, a felicidade agardábao no xardín de lilios de Heleine.

E non digo máis, porque esta é unha historia con volta de porca e o mordomo... non é o asasino.








A pesares de todos estes ingredientes: historia de amor, viaxe lonxano, exotismo oriental, preciosismo paisaxístico... o guiso resultoume un pouco insípido no seu conxunto.


Pode ser que o protagonista masculino (Morritos Pitt, Michael) non foi o bastante atraínte na súa interpretación; pode ser que as poucas verbas que se cruzan non deixaron pegada no meu ánimo: Has llegado di ela, ansiosa tras a volta do seu maridiño. He llegado resposta el, nun alarde de elocuencia.

Tal vez as fermosísimas imaxes da neve caendo sobre a aldea nipona lémbraronme esas acuarelas de exquisito gusto que alguén merca porque lle fan xogo coa tapiceria do salón; tal vez pareceume que moitos silencios agochaban a incapacidade de decir algo ou tal vez foi que as esceas eróticas deixáronme máis fría cá neve que caía sobre o estanque de lotos.

Ao mellor é que xa o conto orixinal no que se basea a película (Seta de Alessandro Baricco) parecérame, no seu momento, un fermoso envoltorio, un exercicio de estilo impecable que me deixou indiferente.


O máis seguro é que non tiña o día moi zen que digamos, e a xaponesa esa estábame poñendo dos nervios con tanta posturiña para servir o té.

25 comentarios:

Lula Fortune dijo...

El joven Hervé Joncourt parte desde Francia hasta Japón en busca de huevos de gusanos de la seda. Una plaga había exterminados a los gusanos europeos y sólo el viaje podría salvar la toda la población de la ruina y de la hambre. En Francia quedará su joven y flamante esposa, Heleine, ansiosa de su vuelta.

Tres serán los viajes que emprenda y tres los regresos que, como hermosos tapices, tejen y destejen el relato. En cada una de esos viajes un descubrimiento, una sensación, un peligro, un sentimiento desconocido que hará tambalear el plácido mundo del joven Joncourt.
A pesar de toda la distancia que él creía tener entre su mundo y la felicidad, como en un cuento de Borges, la felicidad lo aguardaba en el jardín de lirios de Heleine.

Y no digo más, porque esta es una historia con vuelta de tuerca y el mayordomo... no es el asesino.

A pesar de todos estos ingredientes: historia de amor, viaje lejano, exotismo oriental, preciosismo paisajístico... el guiso me resultó un poco insípido en su conjunto.


Puede ser que el protagonista masculino (Morritos Pitt, Michael) non fuese lo bastante atrayente en su interpretación; puode ser que las pocas palabras que se cruzan non dejaron huella en mi ánimo: "Has llegado" dice ella, ansiosa tras la vuelta de su maridito. "He llegado" responde él, en un alarde de elocuencia.

Tal vez las hermosísimas imágenes de la nieve cayendo sobre la aldea nipona me recordaron esas acuarelas de exquisito gusto que alguien compra porque le hacen juego con la tapiceria del salón; tal vez me pareció que muchos silencios escondían la incapacidad de decir algo o tal vez fue que las escenas eróticas me dejaron más fría que la nieve que caía sobre el estanque de lotos.

A lo mejor es que ya el cuento original en el que se basa la película (Seta de Alessandro Baricco) me pareciera, en su momento, un hermoso envoltorio, un ejercicio de estilo impecable que me dejó indiferente.


LO más seguro es que no tenía el día muy zen que digamos, y la japonesa esa me estaba poniendo de los nervios con tanta posturita para servir el té.

apicultor dijo...

Ou sexa, que se trata dun pastel que lle acaba sendo a un indixesto.

la rata bastarda dijo...

No he visto la peli,pero tampoco creas que me tiene buena pinta....como dice Api,me parece un pasteleo intragable.

El futuro bloguero dijo...

Me han dicho (yo no la he visto ni he leido la novela) que la peli es (aún) más tueste que el libro (que me dicen que no está mal aunque te deja indiferente)

Me acabas de ahorrar el trago, con tu confirmación.

Besos.

Mad Hatter dijo...

Pues a mí también me atraía el trailer de esta peli, esa estética oriental y las historias de gheisas suelen gustarme, puede que en el fondo tengamos una barrera cultural más profunda de lo que pensamos, aunque, en plan oriental, donde estén las de Bruce Lee...

Lula Fortune dijo...

API: pois non sei que lle diga, pastel, pastel non é. Máis ben algo insípido como xa dixen. Os pasteis, de cando en vez, gosto deles...pero esta peli nin eso.
Bicos doces.

RATA: lo dicho, más bien aburridilla. De esas pelis en las que no sabes cómo poner las piernas. Besos pastelosos, para variar.

FB: no quisiera yo, con mi humilde opinión, hacer fracasar a la productora. A veces las malas críticas espolean el ánimo, para llevar la contraria je, je.
Besos orientales.

MAD: pues por eso fui a verla! No es que me chiflara el libro pero ese tipo de estética y ese otro ritmo que encuentras en esas películas me encanta. Pero ya ves, no tenía el día. Me pareció una película fría y aburrida. Vaya, que me llevé un chasco.
Besitos bajo el almendro.

atikus dijo...

Yo si la he visto, mmmno se lo que creo es que es pelin cursi con eso de que se va muy enamorado...y...pse...le falta fuerza, luego las escenas eroticas tampoco son la bomba, eso en la imaginación mola pero en el cine hay que currarselo mas.
No a mi tampoco me convencio la peli, para pasar un ratillo viendo paisajes y un cuento entretenido, bueno, tampoco es que sea un horror

Besitos sedosos y algodonosos ;)

Mosko dijo...

Superguapisimas (Lula y Rata): solo deciros que fue un AUTENTICO placer conoceros y que el licor esta de muerte¡¡¡¡¡¡¡¡

Besos mil

la rata bastarda dijo...

MOSKO....y tu que lo disfrutes guapa.
Bicos de orujo.
;)

carrascus dijo...

Vamos... que mejor elegimos otra peli, no?

O nos quedamos en casa leyendo otro libro... que no sea éste...

Lula Fortune dijo...

ATIKUS: me alegro que coincidas conmigo, ya me empezaba a sentir hereje en el mundo del buen gusto. MMMMMMM...gracias por los besitos.

MOSKO: un besazo para ti también. Pero dime que tu reflexión está hecha desde la sobriedad... y no bajo los efectos del orujo ;))

CARRASCUS: siempre puedes regalarle el libro a una madre/suegra/cuñada... y tú quedarte haciendo esos post tan geniales que haces. Besitos japoneses.

Ana Bande dijo...

¡como está el servicio (sic) la cartelera! Se lle serve de consolo eu fun a ver a peor película que se fixo nunca (casi 300), aínda teño o estómoago destrozado da mala h. que collín ese día, é que ás veces ao cine nin que te inviten.
Eu do Barico xa non me fío, logo da pseudoadaptación da Ilíada mellor que se deite a durmir.

ARUME DOS PIÑEIROS dijo...

Eu o que envexo do Baricco é que cunha novela de menos de 100 páxinas e algunhas máis pallas mentais, estea forrado.

Lula Fortune dijo...

Querida ANA como te agradezo ese comentario porque me andan a comer a orella( certos impresentables) para que vexa a parodia en cuestión. Pero é que precisamente para parodiar fai falla moito talento. Graciñas mil e bicos a esgalla.

ARUME: o que non me negará é que Baricco é bastante juapiño ¿non?

eva al desnudo dijo...

Vaya, pués que se me han quitado las ganas. A mi el libro no me pareció un pasada, pero me gustó la descripción de algunos paisajes y esta estética que me pierde, incluso dediqué un pequeño post en mi blog. De todas maneras, si tengo la ocasión iré a verla, y no es que no me fie de tu buen gusto y el de Atikus!pero probaré.
Besitos super-japos

Lula Fortune dijo...

Claro que tienes que ir y así discutimos y nos tiramos de los pelos virtuales je, je.
Yo también fui buscando esa estética oriental, pero encontré una fotografía fría y distante. Exceptuando las imágenes de la nieve, que me encantaron, el resto me pareció bastante normal y poco "oriental".
Besos con sabor a té.

eva al desnudo dijo...

Por cierto Lula, mi baul te echa de menos...aissss

K dijo...

Home, eu non é que fale o galego coma o castelán, pero... dícese volta de porca? Confírmamo por dios que estou abraiada.

Din que teño prexuicios pero creo que non iría a ver esa peli so polo mentón do rapás. Que grima. E xa despois de lerte a ti, menos. Un ás veces fai caso omiso das recomendacións só por foder, pero depende quen recomende. En fin. Bicos.

Lula Fortune dijo...

Pois sí, miña rula. A min facíaseme raro eso de "tuerca" en galego, así que busquei no diccionario e ¿qué atopei? pois eso: porcas. Na miña vida! pero mira, sempre se pode aprender algo.
Un bico, e a min tamén me dan repelús eses beiziños do Pitt (Michael, que seguro non ten nada que ver co apolo de idéntico apelido)

apicultor dijo...

Para ghuapiña-ghuapiña, a Keira. O Burrico, non lle sei.

Lula Fortune dijo...

Ja, ja ,ja... Encantoume eso do "Burricco".
Pois seica ten moito sexapeal. Dirixe unha escola literaria onde forma a futuros escritores, e escritoras. Non lle digo máis.

Doutora Seymour dijo...

A película non a vin, o libro xa non me animaba pero unha sempre ten aquela cousa de que igual o cine mellora, claro que despois de ler a súa crítica teño moi claro que veño de aforrar uns cantos euros. Ven vostede de facer un loable servicio social, Lula.
Bicos ácedos (só para compensar)

Francisco Machuca dijo...

Seda es una novelita que se lee con cierto placer.Su autor se hizo famoso con ella,pero,ay,los demás libros son algo pesados.No he visto la película Lula,pero con tu reseña tengo más que suficiente.

Besos sedosos.

lula Fortune dijo...

Pues nada, con lo que os ahorráis me podíais invitar un día a unas cañitas...digo yo.

torredebabel dijo...

non é so unha novela de cen páxinas. É unha peza exquisita, dunha estructura delicada e firme, que case que queira a un rico te.