martes, 26 de mayo de 2009

LA CASA TOMADA

Son apenas dos. Y digo apenas, porque el jefe va y viene a la Nave -ya conoceréis la teoría de que los carpinteros, electricistas, fontaneros y demás especies son extraterrestres-.
Dos seres que deambulan por mi casa con aparente sigilo pero contumaces y obstinados hasta lo inimaginable. Me han ido expulsando poco a poco hasta el extremo norte del piso, desde donde os escribo entre montañas de libros, pilas de ropa, cuadros descolgados, lámparas huérfanas y hasta platos de comida. 
Vamos, que tengo a los pintores en casa y la cosa va para largo.
Y como esta situación se asemeja tanto a la relatada por mi adorado Cortázar, y una cosa me lleva a la otra, aprovecho para transcribiros una nueva y deliciosa historia de Cronopio aparecida recientemente, junto a otros relatos, en un manuscrito inédito y que Alfaguara publicará próximamente con el título de Papeles inesperados .
Te queremos Julio. 

Vialidad

Un pobre cronopio va en su automóvil y al llegar a una esquina le fallan los frenos y choca contra otro auto. Un vigilante se acerca terriblemente y saca una libreta con tapas azules.

-¿No sabe manejar, usted? -grita el vigilante.

El cronopio lo mira un momento, y luego pregunta:

-¿Usted quién es?

El vigilante se queda duro, echa una ojeada a su uniforme como para convencerse de que no hay error.

-¿Cómo que quién soy? ¿No ve quién soy?

-Yo veo un uniforme de vigilante -explica el cronopio muy afligido-. Usted está dentro del uniforme pero el uniforme no me dice quién es usted.

El vigilante levanta la mano para pegarle, pero en la mano tiene la libreta y en la otra mano el lápiz, de manera que no le pega y se va adelante a copiar el número de la chapa. El cronopio está muy afligido y quisiera no haber chocado, porque ahora le seguirán haciendo preguntas y él no podrá contestarlas ya que no sabe quién se las hace y entre desconocidos uno no puede entenderse. (1952).  

11 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Animo... los días con pintores, son igualmente días, pero parecen más largos e interminables.

Luego huele todo a limpio.

Y parece más luminoso.

Animo Lulita

Sir John More dijo...

¡Rediós, mis condolencias! Y pensar que hay gente que, sin respeto alguno por tu dramática situación, andan obligándote a escribir... Yo, el día que haya que hacer otra vez obras en casa, las hago cambiando de casa: vendo ésta y compro una con las obras hechas. En mi casa jamás volverán a entrar extraterrestres...

Besos pintureros.

carrascus dijo...

Venga ya, tía, que a quien algo quiere, algo le cuesta... ¿y lo bonito que se queda todo después...!?

Si es que os quejáis de vicio, joé...

Seguro que el cronopio hubiese preferido gastarse el dinero de la multa en pintores.

Francisco Machuca dijo...

No creas que no estoy al caso.Me paso por la librería de la esquina un par de veces al día,esperando esos Papeles dispersos.Es un gran acontecimiento literario.Ver en las librerías el nuevo libro de Cortázar.Mi casa está tomada por los libros,pero no llega a expulsarme de ella del todo.Más bien diría que me atrapan y yo como un penitente abro las páginas para cerrar los días que van pasando en el exterior sin pena ni gloria.

Hola Lula,hace tiempo que no me pasaba por aquí.
Besos y un fuerte abrazo.

MK dijo...

Jod...! que falta de reflejos la mia!!.
No haber pensado en decirle esto al policia que me multó el otro día.
En cambio se me ocurrió hacer como Burt Campbell de "Enredo" .Y persistí un rato con el gesto de manos , para ver si finalmente se daba por aludido.
Pero nada de nada y finalmente...yo desistí de explicarle lo de mi abducción extraterrestres y que me hago invisible siempre que lo invoco , desde entonces.

Si pago la multa antes de quince dias , me saldrá por la mitad del importe , me dijo

NoSurrender dijo...

es increíble que aún sigan apreciendo manuscritos de este hombre. Bueno, o es increible o es un buen negocio. Vaya usted a saber... en cualquier caso, me encanta reecontrar cronopios y famas.

suerte con los pintores y bicos!

Lula Fortune dijo...

Gracias a todos y todas por vuestros ánimos. Lo bueno del caos es que una acaba acostumbrándose a esta anarquía. Y las conversaciones de los curritos no tienen desperdicio.
Estrenaré paredes nuevas y libro de Cortázar al mismo tiempo, quién sabe si no será una señal.
Bicos mil.

el centollo mecánico dijo...

Tener currantes en casa es lo mejor, es la esencia de la calle, de la vida en si...y ponte guapa ehhh, que yo curro en estas cosas y nos mola que nos alegren el dia jajaja un beso

atikus dijo...

Seguro que te queda la casa muy apañadita..si lo llego a saber voy yo que pinte mi casa entera hace un par de meses y me quedo muy mona ;)

Si tienes muchas multas que te pinten el coche si les sobra pintura asi como quien no quiere la cosa, (para distraer..) aunque eso igual sólo pasa en el libro ;)

besitos que ni pintados

Diarios de Rayuela dijo...

¡Menuda fama (merecida) la de los famas operarios!
Ánimo cronopia.

Doutora Seymour dijo...

Grazas pola achega dese texto. Aqui un fan.