lunes, 24 de agosto de 2009

APPENA ARRIVATA, ANCORA NON PRONTA

Acabo de llegar de Italia. 
Deambulo por la casa, familiar y tediosa, con un indefinible estado de fastidio. Al abrir la maleta, un olor a lavanda ha inundado la habitación. Antes de abandonar la casa de Murlo, en Toscana, he cogido unas ramitas de un arbusto que crecía en el extremo del jardín. De pronto ese aroma melancólico me ha traído un poco de paz.

Dicen que en los viajes nuestra alma siempre viaja en burro, de ahí que por más que nos empeñemos en utilizar modernos y rápidos medios de transporte para nuestro cuerpo, vaguemos como zombies durante días por las ciudades de destino. Sólo cuando nuestra alma llega, algún tiempo después, podemos empezar a comprender y a disfrutar del viaje. Algunos se empeñan en alejarse más y más rápido sin que el alma logre alcanzarlos jamás.
Creo que en mi caso, el alma se larga varios meses antes, tomándome la delantera y soy yo la que pulula de un lado a otro, sin enteneder muy bien por qué sigo aquí.
Por eso, para mí, llegar a Italia es como llegar a casa, reencontrarme con el alma repantingada a la sombra, recibiéndome con un vaso de vino fresco y una sonrisa en los labios. Por eso, ahora doy vueltas sin ganas de hacer nada, oliendo la ropa impregnada de otros jabones, desenvolviendo paquetes con pedazos de Toscana y esparciéndolos por todas partes.

El alma me saludó desde la puerta mientras yo me alejaba por la carretera y antes de tomar la última curva pude ver como se sentaba de nuevo, a la sombra, en busca de un poco de brisa. No creo que esta vez emprenda demasiado pronto el camino de vuelta. Puede, incluso, que se quede allí para siempre.


11 comentarios:

Sir John More dijo...

Pues a ver cómo hacemos por aquí con una Lula desalmada. Menudo fastidio... Aunque... claro, ahora comprendo, con el alma en Italia, y desde Citroën repartiendo a diestros y siniestros...

Bienvenida, y por si sirve de algo se la echaba de menos, desalmada...

L´Esbarzer dijo...

Qué envidia, qué envidia, qué envidia.
Ya tenía ganas que alguien me deseara un buen fina de semana (y claro esperaré hasta el viernes).
Beinvenida de vuelta a tu blog.

Saludos

Mad Hatter dijo...

Repartir el alma en varios lugares y la distancia es algo muy duro. Pero cuando menos te lo esperes tu alma regresará en un Citroën dos caballos, porque la virtud suele estar en el término medio y ¿Qué hay entre Galicia y la Toscana?
Bienvenida y un abrazo con olor mitad a lavanda italiana mitad a eucaliptus galego.

xabipop dijo...

Bienvenida de tu viaje. Me gusta tu teoría del alma, a veces se antoja difícil conseguir engarzar ambos planos.

No se por qué pero en los viajes de vuelta el último que llega es nuestro cuerpo, todo lo demás parece que ya está listo para arrancar antes de llegar...

Jah Work dijo...

bueno si tu alma está bien en Italia deja que pase unos días más allí ella que puede!

Un saludo y bienvenida!

Carmen dijo...

Cuando vuelvo a casa siempre miro y remiro las habitaciones... las paredes... hay algo que no me termina de encajar hasta que pasa un tiempo desde el regreso. Y ahora sé el motivo!!! Què alivio!
Besos viajeros.

atikus dijo...

Bienvenida a asa luliña!

Es vedad, cuando uno vuelve de vacaciones tod es un cambio de olores y sensaciones, casa nueva, cama nueva, clima distinto...a algunos les isgusta a otros les deprime...ls tra recuerdos los que tra en la maleta...que cosas


besitos con sabor a miel

Elvira dijo...

Siento que se hayan acabado tus vacaciones en la Toscana, pero yo estoy encantada de que vayáis volviendo todos, porque me he quedado aquí todo el verano y me encanta poder leer vuestros blogs de nuevo.

Tengo muchas ganas de volver a Italia. Conozco bien Florencia y Cerdeña; en Pisa, Siena, Roma y Pompeya sólo he estado de paso, y me muero por ir a Venecia, la Tosacana, la zona del lago Como, Sicilia, etc. etc. ¿Alguna recomendación especial?

Un beso

Ra dijo...

"El alma siempre viaja en burro", qué verdad tan gigante, nunca lo había oído.


Tómese su tiempo en bajarse, Doña Lula.

Mua.

Lula Fortune dijo...

Gracias a todos y todas por vuestras palabras. Cuando el alma se entere de lo bien que me habéis recibido, seguro que se vuelve pitando. Que buena falta me hace que llegue de una vez la condenada.
Rebesos.

PD: querida Elvira lo mejor es que cierres los ojos y pongas el dedo en el mapa. Será una buena elección, seguro.

MK dijo...

Lo he releido todo.
No sabes bien cuanto llego a entenderte.
Besos guapísima..