lunes, 22 de febrero de 2010

I'M NOT THERE

¿Cuántos Dylan son posibles? ¿Cuántas personas habremos sido a lo largo de nuestra vida sin dejar de ser nosotros mismos? CLIC 

Todd Haynes, el director de Im not There, ha sabido no sólo dar respuesta artística a estas preguntas sino hacerlo de un modo brillante que emociona más allá del contenido de la cinta.
Porque al final, la película es más, mucho más que un biopic al uso, es la historia de América en los últimos decenios, la historia que la música tradicional, la historia de la cultura que, nos guste o no, hemos mamado desde la cuna, la historia de una vida llena de preguntas, contradicciones, caos y respuestas no siempre acertadas.
Y la forma de acercarse a ese caos ha sido, a mi parecer, la única posible, haciendo una absoluta e incuestionable Obra de Arte. Porque no sé de qué otra manera se puede considerar lo que el director ha hecho tanto narrativa como visualmente.
La historia prescinde de la linealidad, diría más, el tiempo en el que nos mueve es un continuo movido por el pulso de lo que se quiere contar en cada momento, no por la tiranía del transcurrir cronológico. Prescinde incluso de la unidad personal, desdoblando o sumando personajes, en uno de los enfoques más acertados de los últimos tiempos a la hora de plasmar la complejidad del ser humano. Prescinde de la lógica que le impediría meter a Woody Guthrie en el cuerpo de un niño negro, a Arthur Rimbaud en el alma poética de Dylan o encontrarse a Billy el niño como superviviente de Pat Garret (No creas todo lo que dicen los periódicos). Prescinde, en fin, de la unidad cromática al servicio de la necesidad expresiva del momento. Y prescindir de tantas cosas es, a mi entender, la única forma de ser libre, rabiosamente libre para decir lo que uno quiere y cómo quiere decirlo.


Cada una de las historias, de los personajes que se cruzan ante nuestros ojos en las más de dos horas de gozoso metraje, representan un aspecto de la vida de Dylan, un momento mental, una edad, una reflexión sobre el mundo o la música. 
El pequeño fugitivo de 11 años (Marcus C. Franklin), un niño negro que dice llamarse Woody y que habla con inusual madurez. Un joven poeta (Ben Whishaw) que fuma compulsivamente disparando hacia la cámara su mirada y sus versos. Un actor mujeriego e inconstante (Heath Ledger) incapaz de mantener el amor de su vida. Un ídolo de la canción protesta (Christian Bale) que deberá soportar el desprecio de sus fans cuando decida buscar su camino en la religión. Una estrella del rock (¡fantástica Cate Blanchett!) impertinente y más que de vuelta de todo, perdida en el mundo que se ha ido levantando a su alrededor. Y finalmente Bill (Richard Gere), un famoso fugitivo de la justicia envejeciendo con la misma incertidumbre sobre la vida que lo trajo hasta el perdido pueblo de Acertijo. Ayer, hoy y mañana viajando juntos en el mismo vagón de tren.

Si añadimos a todo esto el pequeño detalle de las canciones de Bob Dylan recorriendo la espina vertebral del relato, comprenderéis que el resultado no sólo será contundente e inigualable sino obscenamente placentero.

   

9 comentarios:

Blackie Onassis dijo...

Pues ya era hora de que se estrenara porque la cinta tiene que estar desgastada con la de tiempo que lleva guardada esperando a ser estrenada en este santo país.

No me he puesto con ella todavía, creo que se me han pasado las ganas...jajajaja y mira que me dió la perra por verla!


Un besito

atikus dijo...

Bien iré a verla con una pandereta :-)


besitos rockeros

Cielo Vacío dijo...

Es fantastica, disfruté mucho!!

Saludos

David dijo...

Pues pensaba que era una peli sin más sobre el señor Zimmerman, pero después de tu entrada me parece que voy a tener que verla casi por obligación. Un saludo.

pedro12 dijo...

Me ha gustado mucho la película, yo también e puesto un post, pero no tan bueno como el tuyo jejeje.

Un saludo.

Lula Fortune dijo...

BLACKIE: es verdad, casi me había olvidado de ella, pero merece la pena, la espera, de verdad. Un besito.

ATIKUS: ¡Ay! míster tambourie man...

CIELO: lo mismo digo.

DAVID: por obligación, no, hombre, por convencimiento de la verdad absoluta jajajajaja. Un beso.

PEDRO: no seas modesto...un biquiño.

Licantropunk dijo...

Una imperdible. Con mucho retraso llega a España, pero llega al fin.
Saludos.

Jah Work dijo...

esto es pa veeeeerlo!! sin duda hay que ir a verla!!

Saludos lula!!

Ana Bande dijo...

Nós si que estivemos ali Luliña ¿non si?