miércoles, 15 de abril de 2009

CUATRO POETAS

Pues, efectivamente, este cielo del Greco se desplegó sobre mi cabeza en la heroíca y noble ciudad de Toledo.

Y así se veía uno de los monumentos más hermosos del mundo bajo la luz de la tarde desde el mirador de san Nicolás, en Granada.

1

El primer texto corresponde a la leyenda titulada Las tres fechas, una de las varias que Bécquer ambientó en Toledo. Es un relato un tanto extraño que recoge tres momentos en la vida de un joven pintor (alter ego del poeta) que se traslada a la ciudad para vagabundear en busca de rincones con los que llenar su cuaderno de pintura. Suspiros, callejas, visillos que se agitan, sombras, manos blancas, rostros fantasmales... romanticismo en estado puro.
Además de ser uno de los poetas clásicos que más admiro, también lo considero uno de los más más guapos ¿o no?


2

Si Garcilaso volviera, yo sería su escudero, que buen caballero era.
A la Égloga III pertenece el segundo fragmento, en el que unas ninfas tejen con delicadeza un tapiz a orillas del Tajo. Éste no me parece tan guapo, pero alguien que fue capaz de decirle a su amada Isabel Freire eso de: por vos nací, por vos tengo la vida, por vos he de morir y por vos muero, tiene mi más rendida admiración.

3

El tercer fragmento pertenece al poema San Miguel que Lorca dedicó a la ciudad de Granada (su Granada) dentro del famoso Romancero y quizás era, de los tres primeros, el más reconocible: cobres, barandas, agua loca, lunas... reinventan ese mundo tan personal y tan hermético. La verdad es que viendo la procesión de los gitanos, una entiende un poco más eso de moreno de verde luna, voz de clavel varonil y ese cutis amasado con aceituna y jazmín.
Aunque mi preferida sigue siendo
La casada infiel.


4


Y el último fragmento pertenece a Sonata triste para la luna de Granada de Luis García Montero, como algunos de mis inteligentes comentaristas han sugerido.
Y este poeta me gusta tanto, tanto, tanto, que os dejo con sus palabras:

Que tengas un buen día,
que la suerte te busque
en tu casa pequeña y ordenada,
que la vida te trate dignamente.


4 comentarios:

Sigrid dijo...

"(...)me falta ya la lumbre
de la esperanza, con que andar solía
por la oscura región de vuestro olvido"

"Que no puede cansarse de esperar
aquel que no se cansa de mirarte"

De Bécquer y su hermano me quedo con "Los Borbones en pelota" que de poesía tiene poco y de Lorca con casi todo. ¿Soy yo o la primavera nos hace estar tontitas?

El futuro bloguero dijo...

Una buena mezcla... este viaje que te has pegado, las vistas, las poesías, y me alegro que conozcas las carcamusas, plato típico donde los haya en Toledo.

Un poco del Greco hubiera estado bien para completar el post.

De Granada, no quise destripar, qué ciudad era, y recordaba el famoso cartel del mendigo ciego, que decía que no hay mayor pena que ser ciego en Granada.

Besos light

Raúl dijo...

Otros/as reducen sus cuadernos de viaje a la referencia de hoteles o restaurantes en los que hospedarse o comer. Me gusta mucho más, obviamente, esta guía tuya.

Mad Hatter dijo...

Yo viví durante tres años en Toledo, es una ciudad que marca, aunque tiene un clima muy duro y extremado.
Un abrazo, que me voy pa la playa YA.