viernes, 4 de diciembre de 2009

JOVEN CABEZA LAUREADA


Para Ricardo, que no dejó de luchar en los 20 dulces años que estuvo entre nosotros.


Cuando ganaste la gran carrera, 
el pueblo entero salió a aclamarte; 
jóvenes y ancianos te vitoreaban,
 mientras a hombros te llevábamos.

 Sabio aquél, que sabe escapar pronto
 de allá donde la gloria no perdura, 
pues aunque pronto crece el laurel, 
mucho antes que la rosa se marchita.

Pero tú no seguirás el camino
 de aquéllos que malgastaron su gloria,
 corredores cuya fama se extendió, 
aunque su nombre perduró menos que ellos.

Ante esta joven cabeza laureada, 
contemplarán tu cuerpo inerte, 
y descubrirán entre los rizos de tu pelo, 
una guirnalda aún sin marchitar.
A. E. Housman
 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso.

Paz Raña dijo...

Conmovedor!

Ángel dijo...

Descanse en paz ese Ricardo de O Porriño, que entraba en casa a través das vosas palabras de piedade e admiración. Sobre todo cando comparabades as súas teimosas gañas de vivir e de aprender hasta o último intre co mediocre tedio dos compañeiros, con aínda vida pero sen curiosidade nen alento para nada.
Un exemplo para todos e un bellísimo poema para lembralo: eu, que non o vin pero coñecín a súa heroica resistencia, choro ao lelo en silencio.

Fernando dijo...

Ojalá dijeran de mí algo parecido en ese día.
Hermosa elegía.

JLO dijo...

salu2 entonces en su recuerdo...



POP LIFE