jueves, 10 de enero de 2008

CHU-CHU



Quén necesita o AVE?


Entrañable e prehistórico video da non menos irrepetible película.


Bo fin de semana.

8 comentarios:

Sir John More dijo...

Y que lo digas, amiga...

http://es.youtube.com/watch?v=hupe1YC8LVk

Que lo pases muy bien.

carrascus dijo...

Joé, que cosa más antigua...!

O tren vai andando pasiño a pasiño
e vaime levando cara o meu destiño...


El caso es que a mí este tío me caía bien... el Andrés Do Barrillo, como le decíamos... por como tenía la cara de granos.

¿Te acuerdas, Lula, de aquella otra... Qué muller mais xeitosa que eu alcontrei... que eu alcontrei!!!...?

MK dijo...

Cielos!! Andrés Do Barro!!
"Anduriña" también era suya, no?.
Acabas de despertar toda una parte del hemisferio cerebral izquierdo que no recordaba ya que tenia.

carrascus dijo...

No, hombre, nooo... "Anduriña" era de Juan y Junior.

Lula Fortune dijo...

Gracias Sir por el regalo!
Besos también para ti.

Pobre Andresiño, Carrascus. A mí también me caía bien. ¿Sabes acabó sus días alcoholizado, haciéndose invitar por los bares de su pueblo?
Por cierto yo creo que la letra era :"que eu a encontrei" (que yo la encontré)aunque no puedo asegurarlo.
Besos, besos.

MK: pues nada, actividad cerebral que siempre viene bien ;)
Besos cerebrales y de corazón.

atikus dijo...

Pues esta peli no la tengo y parece que es dificil conseguirla...pero la buscaré, que tiene pinta de ser curiosa; que guay eso de montarse un concierto en el vagón jeje!!

Besitos a toda máquina ;)

nancicomansi dijo...

pero oyes...¿Andre Dobarro no está RiP?
Me caía bien. Parecía tan tímido y buena persona...;)

Buen finde, guapa!

carrascus dijo...

Sí, Nanci... ya murió hace años. Lo dice Lula también en el comentario de más arriba.

Lo que no sabía yo es que hubiese terminado de esa manera... es una historia repetida, de todas formas. En los tres años que viví en Huelva tuve ocasión de ver muchas veces al Niño Miguel, que era un genial guitarrista, tocar entre las basuras y los bares más arrastraos para buscarse la vida...