lunes, 1 de septiembre de 2008

SESTIER CANNAREGIO


Los barrios en Venecia se llaman sestieri en lugar de quartieri, como en el resto de Italia, porque el pez se divide en seis partes, como véis.
La casa del Gelsomino estaba en el maravilloso y castizo...



Un barrio donde los niños juegan a tirarse el balón de un lado a otro del canal, las señoras van a la compra con sus carritos de doble rueda (para subir y bajar los puentes) y donde puedes ver barcazas de mercancías (maderas, bebidas, plásticos, frutas...) deslizarse por canales desiertos, pequeños ultramarinos, panetterie, tabacaii y todo tipo de pequeños negocios.







Hay ropa colgada en las ventanas abiertas por las que canta Ligabue en RadioVenezia, botellas de agua en las puertas para que no meen los gatos y faldillas en las esquinas para que no meen los guarros.











También en el Cannaregio está el primer ghetto judío de la historia. La propia palabra significaba en dialecto veneciano "el lugar donde fundían hierro", en referencia a la actividad que allí se realizaba antes de que las autoridades del momento decidiesen hacinarlos a todos allí. De hecho, la necesidad de albergar a tanta gente en tan poco espacio hizo que se construyeran las casas más altas de Venecia.









Allí puedes verlos: grupos de judíos ortodoxos, en su mayoría americanos, con su kippa y sus tirabuzones, leyendo imbuidos de un extraño misticismo, comiendo dulces casher amasados por manos judías, bebiendo agua envasada por manos judías. No había mujeres.
Are you jew? te preguntan, extrañados por tu curiosidad. No, les respondes, extrañada por la pregunta. Sonríen y te dejan pasar.



Judío ortodoxo tirado a la bartola y hablando por el móvil.


En este barrio puedes encontrarte también con grandes palazzi y majestuosas iglesias que parecen dormitar en el olvido de las guías turísticas.










Allá en el fondo: campanile della chiesa della Madonna dell'Orto


Puedes compartir el espacio con un sinfín de personajes, reales o imaginarios, que salen de sus libros o de sus casas al anochecer, buscando algo de fresco.

Como la elegante dama que tomaba su vino sentada en una silla en medio del comedor de una trattoria, sombrero de paja, fular de seda y mirada de aristocrática indiferencia. La bauticé como Madame Ormesini, en honor al Fondamenta por el que la veía pasar, con más o menos dificultad, casi todas las noches.


Yo también salía algunas veces, mirando con envidia hacia los tejados llenos de altane, esa especie de niditos que los venecianos construyen en sus tejados para huir de la canícula.




O me encaminaba por el Fondamenta delle Capuzine en busca del mar. Allí, quedaban algunos parroquianos en las pequeñas trattorias que colocaban sus mesas al lado del canal. Lánguidos, reclinados en las sillas -camiseta de tirantes, pantalón corto y alpargatas- apuraban el vino, ya caliente, con un único pensamiento: esperar que algo de brisa llegase por el canal.
Pero no sucedía nada.


Los dejaba atrás con su buonasera mascullado en dialecto y llegaba hasta el final del Fondamenta donde había visto grupos de ancianas con sus batitas floreadas en los bancos que rodeaban el puente. Ese debía de ser un buen lugar.

Nada. El aire caliente apenas se movía.




Una noche vi a una pareja que se despedía en la semioscuridad. Después de un largo beso ella se encaminó hacia el puente y él saltó por encima de las barcas apostadas en el canal hasta una pequeña nave con dos lenguas de fuego pintadas en la proa. Ella lo saludó desde lo alto del puente y se internó por callejas oscuras hasta que se pudo oír el ruido metálico de las llaves al abrir una puerta. Él salió silencioso del canal. El motor era inaudible, pero al alcanzar mar abierto, encendió una potente radio y aceleró dejando una estela blanca, espumosa y estridente. Por fin algo de brisa.





Cannaregio: mi barrio.

14 comentarios:

NoSurrender dijo...

Vaya, si que vienes impresionada, Lula. No me extraña, Venecia es la più bella

Me gustaría que echaras un vistazo a este documental. Algo tuve que ver con el texto.

http://es.youtube.com/watch?v=cAwDYNtqw0k

Bicos!

Ana Bande dijo...

Ahhhh....esto es lo que yo estaba esperando desde hace tiempo, la Venice de la verité...Gracias luliña, experta viajera, encontrar la vida veneciana en pleno agosto tiene mérito. Por mi puedes seguir tirando de este hilo hasta navidad. ¡¡¡¡muac!!! ah! y te robo TODAS las fotos, una ahora mismo la saco en mi ventana. Dios!!!! participé en un concurso de relato erótico que por supuesto no gané, me leí todos los libros, persigo a cuantos la han visitado...lo juro, de este año no pasa aunque tenga que ir en autoestopi. Besosbesosbesosymasbesos.

Mad Hatter dijo...

Manda güevos que en las puertas de Venecia coloquen botellas de agua, es como el colmo de la humedad ¿No?
Besitos húmedos (en el buen sentido, no empecemos como siempre ¡Eeeeh!)

xabipop dijo...

Con la lectura del último párrafo, me pregunto:

¿Cuántas y qué bellas historias de amor esconderá la maravillosa Venecia?

eva al desnudo dijo...

Coincido con xabipop, no puedo evitar ver romanticismo por todas partes.
Lenguas de fuego cruzándose a puñados por los canales de Venecia.

Tu barrio es una preciosidad, qué tentación de quedarse allí ¿verdad?

Besos

Francisco Machuca dijo...

Maravillosa.Mágica.Me encanta la selección de fotografías con tu inconfundible expresión léxica.
Algo se mueve en mi interior que me dice que debo ir antes de que se termine el año.Todavía no he cogido mis merecidas vacaciones por cuestiones laborales.¡Trabajo en un museo!¡Me cago en la leche!
Pues nada,que disfruto mucho con tus crónicas venecianas

Besos y un fuerte abrazo.

atikus dijo...

Impresionante reportaje de tu barrio, jaj, pues no es chulo ni na!!

Que pasada,jope, me ha impresionado lo de las botellas de agua como dice Mad, pero que pasa que se reflejan y les da miedo??

Es que con tanta agua no me extraña que se esten meando todo el día jaja!!!

Besitos acuáticos

r.r. dijo...

Sumo las fotos al texto y mi envidia (primaria ella) le desea un reuma como souvenir. Mi lado bueno (después de mucho rebuscar) le desea un pronto regreso a la maravilla.

Lula Fortune dijo...

LAGARTO: qué chulo, y en italiano ¿escribiste tú el texto? Pobre Venecia, más que como una "putana" la veo como una vieja dama decrépita que lucha por mantener su belleza.
Baci.

ANA: rouba, rouba, miña rula, son todas túas. Da gusto atopar ese entusiasmo nos lectores, dasme ánimos, ainda que non sei se o final aburrirei ás pedras con tanta Venecia.

MAD: yo no dije ni mú, que estoy muy reformada... por ahora. Las zona húmedas son más frondosas y fértiles ¿no? Pues eso: besitos idem.
Biquiños.

XABIPOP: y si no, me las invento, que soy mu' fantasiosa. Bicos.

EVA: la verdad es que cuantos más días transcurrían, más me quería quedar. Casi me siento una de allí, hasta empecé a mirar por encima del hombro a los turistas!!! Ja, ja, ja.
Besos gondoleros.

FRANCISCO: pues venga, no se hable más. Tal vez llegues en plena "acqua alta" y eso tiene que ser una maravilla. Besos en la laguna.

ATIKUS: es que hay mogollón de gatos. Los trajeron para acabar con las ratas y son como un símbolo de la ciudad. Supongo que también serán un coñazo. Creo que si ven el agua lo interpretan como marca de otro territorio y se van.
¿Qué curioso, verdad?
Anda, pásate por allí de camino a Nápoles. Besos venecianos.

RURRÚ: pero qué "cattivo" (en sentido italiano). Voltarei, dende logo, ainda que a veces creo que non me fun de todo. Bicos agarimosos.

Il Cavaliere dijo...

Mágico,

Saludos

JLO dijo...

que es romantico es romantico el barrio...

humedo tambien... yo vivo en La Boca en BsAs, tipico barrio genoves, tan pintoresco y con mas colorido q este...

pero como dicen arriba, venecia es magico...

que grande la foto de Lovesexy de la derecha! ja

salu2 purpuras...

Diarios de Rayuela dijo...

Un paseo encantador, Lula.
Bienvenida.

Capri c'est fini dijo...

Estoy viendo tus fotos y tengos los dientes como el conde Dracula de largos... Venecia me trae miles de preguntas a la cabeza: ¿cómo es vivir allí? ¿cómo es la vida rodeada de canales y belleza? la pena es que cuando vas de visita te conviertes por arte de magia en un turista más y parece como si los venecianos auténticos no existieran. Por eso me ha encantado tus palabras al sextier. Besos.

Esteban Zapata dijo...

Cordial saludo, mi nombre es Esteban Zapata, vivo en Medellín, Colombia. Soy artista visual, actualmente realizo un proyecto conjunto con unos antropólogos y sociólogos alrededor de la eficacia simbólica o mecanismos domésticos de control animal. Navegando por el internet encontré su blog y las fotografías que hizo de las botellas con agua puestas en las puertas de las casas. Trabajo que me parece supremamente interesante, por tal motivo le escribo, Ya que nuestro proyecto tiene que ver específicamente con este fenómeno, del cual tenemos registros visuales en diferentes ciudades de Colombia, Tailandia, España, Japón, México, Venezuela. Tenemos la intención de finalizar nuestra investigación que actualmente lleva 1 año, con la publicación de un libro que contendrá textos, análisis e imágenes al rededor del tema, Para el equipo de trabajo seria de gran utilidad si usted se vincula a nuestro proyecto a si sea de forma virtual, enviándonos sus registros para hacerlos parte del libro, obviamente respetando su autoría al poner los créditos en dicha publicación, de la cual estaríamos gustosos de enviarle una copia sin costo alguno al lugar donde se encuentre, como muestra de agradecimiento.

Mi correo electrónico es. ezvanima@gmail.com

Si usted desea saber más sobre mi trabajo puede poner mi nombre en la barra de búsqueda de google junto a la palabra artista y allí aparecerá lo que hago, o puede ingresar a mi blog personal:

http://estebanzapataartista.blogspot.com/

Espero poder contar con sus registros, agradezco su atención y colaboración.
Estaré atento a su respuesta.

Le deseo un feliz día en nombre del equipo.
Esteban Zapata.