martes, 7 de octubre de 2008

EL COMERCIAL



El otro día, en una de esas horizontalidades propicias del fin de semana, comencé a ver un conocido programa televisivo de impactantes reportajes. Vaya que sí.
El tema en cuestión consistía en presentar lugares, usos y costumbres sexuales un tanto ocultas. El programa hacía un repaso por locales -bastante cutres, todo hay que decirlo- para intercambiar pareja e incluso derivar, como quien no quiere la cosa, en una orgía en toda regla.
También aparecía una dominatrix que ofrecía sus galletazos "porque de algo hay que vivir, oye" al módico precio de 200 euros. El repaso continuaba por la Casa de Campo madrileña y los encuentros furtivos de homosexuales detrás del primer matorral frondoso que se pusiese a tiro.

Gustos aparte, lo que más me llamó la atención del reportaje fueron los comentarios de algunos entrevistados. Bajo el anonimato de una máscara, mostrando la espalda o sólo el cuerpo, varios declararon abiertamente su profesión : Comercial.

El dueño de un local de orgías: comercial, porque el sexo sólo no da para comer.
El gay que se amparaba tras el seto: comercial.
El pobrecillo embutido en un traje de neopreno con sus diminutas partes al aire y un minúsculo agujerito en la boca por donde salía un hilillo de voz: comercial.

O se trataba del mismo viciosillo chupando cámara o todos mentían o algo raro sucede en el esforzado mundo del comercial.


18 comentarios:

carrascus dijo...

Otra variante, amiga Lula... en mi entorno familiar, social y laboral, hay varias mujeres que han tenido o tienen relaciones, que incluso a algunas les ha costado su matrimonio, con hombres a los que han conocido en chats de internet. A algunos los conozco solo por referencias, y a otros porque ahora viven con estas conocidas. Han llegado no solo de Sevilla, sino de otras partes de la geografía española. Pero todos (cuando digo todos es todos, sin excepción) tienen una cosa en común, su profesión de comercial.

El futuro bloguero dijo...

Debe ser el sinónimo de "Rodríguez" del siglo pasado, lo de comercial, digo.

Y yo, que fui tanto tiempo comercial, me veo ahora abocado al mundo funcionarial...

Si al menos me tocara el ministerio de Comercio...

... o el de bebercio.


Besos sin lucro.

NoSurrender dijo...

quizás es que todo tiende al comercio en esta sociedad consumista, superficial, vacía, rápida, rápida. Se vende y se compra sexo, compañía, autoestima, soledad, novedad, experiencia... hay demanda y, por tanto, hay oferta.

besos!

atikus dijo...

Pero que cosas me cuentas Lula!...o sea que pagan 200 euros para que les den, si es que hay de todo!

Yo creo que eso de comercial es para disimular, si en un sitio pequeño dicen "carnicero" o zapatero dan muchas pistas no, bueno no se eh!

De todas formas el sexo siempre fue un negocio, y no existian comerciales siempre!

Besitos gratuitos

Lula Fortune dijo...

CARRASCUS: "Han llegado no solo de Sevilla, sino de otras partes de la geografía española". Eso parece la descripción de una invasión en toda regla. Son ellos, los comerciales, y están aquí...Aaaaaaah!
Fuera bromas, es una coincidencia muy significativa. La verdad, me parecieron seres desvalidos y solitarios, como personajes de una novela existencialista o algo así.
¿Y conoces a muchos?
Besos libres de impuestos.

FB: creo la segunda parte del documental será : "Vicios secretos de los funcionarios" Ja, ja ,ja.

LAGARTO: estoy de acuerdo pero ¿por qué "comerciales"? Supongo que habrá otras profesiones tan propicias a la soledad como esa ¿no?. Cajero de parking, camionero, cobrador de autopista... no sé. Me llamó la atención pero puede que sea solo una coincidencia.
Besos acompañados.

ATIKUS: puede que "comercial" no sea más que un eufemismo que oculte las más variopintas profesiones. Es tan ambiguo y tan amplio qué vete tú a buscar comerciales. En cambio, panadero o carnicero, ya se sabe que los tenemos fichados.
Besos gratuitos y delicados..

desconvencida dijo...

jaja, Lula, me perdí el reportaje del otro día, pero me lo contaron al día siguiente, eso sí, omitiendo el inquietante detalle de los comerciales adictos al sexo... qué tendrá esa profesión :D

eva al desnudo dijo...

A lo mejor es porque comercian con su cuerpo o puede que sea una clave secreta para entenderse entre ellos, de todas formas, si alguna vez he visto algun reportage de algun local de intercambio ¿por qué es todo tan cutre? Aquellas camas redondas con un pie por aquí y un brazo por allí...no me mola nada.

Un abrazo solo entre tu y yo.

Doutora Seymour dijo...

COs tempos que corren non me estrañaría nada que os comerciais quedasen descatalogados. Chegará o día que ese documental terá un valor incalculable, e se porá nas escolas para que saiban os nenos e nenas homes e mulleres do futuro que un día existiu unha profesión que se chamaba así.

carrascus dijo...

Hombre... el concepto de muchos es muy relativo, depende de con qué lo comparemos.

Conozco a seis mujeres que han comenzado o cambiado su relación de pareja a través de internet. Y los seis hombres son comerciales... venden desde escaleras hasta golosinas. Ya ves, no son muchos, solo seis... pero es que son comerciales seis de seis... y un 100% ya sí es mucho.

Cognatus dijo...

Qué é un comercial?

Lula Fortune dijo...

DESCONVENCIDA: eso digo yo, ¿qué tendrá esa profesión?. Besos inquietantes.

EVA: de verdad que sí. Estos locales tenían un aire a bar de barrio, con habitáculos enanos, cojines de todo a cien, cuadros de los chinos y paneles de conglomerado. Hasta me parecía que olía a choto solo con verlo. Qué grima.
Besos airosos.

DOUTORA: ao mellor trátase dunha especie en extinción loitando por sobrevivir.Bicos doces.

CARRASCUS: seis es una multitud, yo no conozco a ninguno ¿Serían los mismos del reportaje?
Besos numerosos.

COGNATUS: digo eu que será o viaxante de toda a vida, pero din "comercial" por facelo máis interesante e misterioso. Non sei.
Bicos dobres.

occam dijo...

por esta parte del mundo sólo hay pingüinos. Qué felicidad alejado de los comerciales!!!

Turmano dijo...

Imaxinaba eu algo diso. É que se o pensa, os viaxantes son un pouco como os Stones: hoxe aquí e mañá alí, en hoteis, dando a man, de presentación en presentación, sorrindo, tomando un café con este e con aquel (esta ou aquela), vestidos como para unha voda, mobil da empresa... Non sei... Esa vida dá para moito. Vostede ten un Sailor a quen soplarlle na caluga tódalas noites, pero un viaxante durme só...

apicultor dijo...

Pois eu onte, estrañamente, quedei dormido vendo a TV. Cando espertei estaban botando un alucinante programa: un tipo, acompañado pola súa esposa, nai e un amigo, sometíase a unha Máquina da Verdade para gañar uns cartos.

As preguntas eran cada vez máis comprometidas, pero a avidez de cartos do tipo e familia incitaban a ir máis alá.

- Pregunta: Estaría vostede disposto a morrer polos seus fillos?

- Resposta: Non. (Máquina: verdade!).

(Os familiares tranquilos)

-P: É vostede bisexual?

-R: Si. (Máquina: verdade!).

(Os familiares xa comezan a por caras raras, especialmente a esposa).

-P: Ten enganado sexualmente a súa muller?

-R: Si. (Máquina: verdade!).

(Cara de poema da esposa).

-P: Sabería dicir cantas veces ten enganado a súa muller?

- R: Non. (Máquina: verdade!).

(Aquí a muller a punto de estalar e con cara de malas pulgas. Pero o tipo vai gañando cada vez máis cartos e segue).

- P: Desexa vostede sexualmente á esposa do seu amigo?

-R: Non. (Máquina: mentira!).

(O tipiño perde todos os cartos e vaise coma un lóstrego).

Mad Hatter dijo...

Pero ¿Qué pasa últimamente que estais todas más verdes que el perejil? (Sí Carmen, va por tí).

"Futblo" ¡Encima te quejarás! ¡Pero si estás en la Dirección General de la Mujeeeeer!

Eva... ¿Pero de verdad tú has visto esas cosas? Ya hablaremos.

Lula Fortune dijo...

OCCAM: pingüinos e cibercafés polo que vexo. Bicos envexosos.

TURMANO: velaí a letra dun blues...

API: non me diga máis, o infeliz ese era comercial ¿non? Bicos libres de imposto.

MAD: ja, ja, ja es que vienes poco por aquí, Mad y te pierdes la chispa de la vida bloguera!!
Besos, con permiso.

ARUME DOS PIÑEIROS dijo...

Comercial é o adicto ao sexo que sae na reportaxe de hoxe en EL PAíS.

Capri c'est fini dijo...

Deben ser que las ventas están fatal, la crisis que nos hace masoquistas un poco a todos. jejeje