viernes, 5 de junio de 2009

¿QUÉ HAS HECHO PEQUEÑO SALTAMONTES?

Ha muerto David Carradine.
Lo encontraron en su habitación del hotel con el cordón de la cortina rodeándole el cuello. Todo apunta hacia el suicidio, a pesar de que se hayan iniciado investigaciones para aclarar tan triste suceso.
No es un actor que me guste o al que le tenga un aprecio especial, pero no puedo olvidar que antes de ser rescatado por Tarantino para meterse en la piel del malvado Bill, David Carradine fue, ante todo y por encima de todo, el Pequeño  Saltamontes.
Puede decirse que Kung-fu fue mi primera serie de culto, allá en una lejana infancia, antes de que se inventaran las series de culto, mucho antes de que se inventara el rollo Zen o se desatara la pasión por el mundo oriental.
Yo no entendía nada de lo que el maestro Po le contaba a Kwai Chang Caine y aprendí mucho más tarde, que esas vueltas atrás hacia pasado en el monasterio se llamaban flash back. No sabía nada de nada, pero me quedaba alelada ante toda aquella atmósfera tan extraña, ante la impasividad del héroe, ante esa otra forma de tomarse la vida.

Además, fue todo un fenómeno en el mundo de la moda: quién no se acuerda de aquellos jerséis con mangas anchas: los kung-fu, claro está. Y de aquellos zapatos de ante con cordones: los kung-fu, por supuesto -aunque la sabiduría popular los llamase según la zona, "carapijos"o "pisamierdas"-. 
Os dejo un fin de semana nostálgico. Y recordad:

No despreciéis a la serpiente, tal vez pueda convertirse en dragón.

11 comentarios:

Il Cavaliere dijo...

Ahora si que ha protagonizado Kill Bill. Un auténtico cabronazo haciendo de villano.

Ayyy, pequeño saltamontes!!!

Un Beso Lulita

El futuro bloguero dijo...

Jajaja, los pisamierdas, es cierto...

Pobre saltamontes...

carrascus dijo...

Yo también la veía siempre. Me gustaba.

En su momento fue todo un bombazo, la serie ésta. Todo el mundo la veía y todo el mundo hablaba de ella.

Otro icono que se hace eterno. RIP.

nancicomansi dijo...

SI...todos los de nuestra generación ( o casi)la veíamos...
yo sentada en el suelo sobre un cojín de cuadros rojos y negros y comiéndome el "bikini" ( o mixto) del sábado por la noche.
En mi casa gustaba mucho, y se comentaban casi con susurrante misticismo las enseñanzas del maestro de los ojos en blanco,que mi madre era bastante hippie y le molaban esas filosofías orientales, auqnue fueran por via "catódica"...

Buen fin de semana, LULA!

koolauleproso dijo...

Los que tenemos una cierta edad siempre lo recordaremos como aquel tío tan raro de nuestra infancia, que se enfrentaba a los "malos" sólo con la palabra y un cierto desdén "estoico".
Y con los mamporros que siempre acababa teniendo que repartir, claro. Que ya se sabr cómo son los "malos".
Me acuerdo bien de los recreos de mi colegio, dominados por una tropa de pequeños imitadores, que acababan abrasandose a patadas.
Y es que el lado pacifista del hijo del gran John Carradine, no lo acabamos de coger...

Ra dijo...

Comparto absolutamente toda esa sabiduría precoz que nos transmitió con cierto aire contemplativo, y toda esa nostalgia incrustada.

Buen finde, Doña Lula.

arume dos piñeiros dijo...

Un acto de xustiza poética. Xuntemos todos os elementos. A cegueira do mestre, a suposta masturbación premorte, os cordóns dos zapatos cos que se pendurou, os kungfús. Está claro só en Bang Kok podería ter lugar a súa tristísima morte.

NoSurrender dijo...

bueno, lula, dicen ahora que quizás no se trata de un suicidio, sino de un accidente sexual. Si es así, al menos lo pasó bien mientras sucedía...

Yo no recuerdo bien la trama de la serie y no puedo negar que tengo más presente a Bill, pero kung fú es parte de la mitología en la que nos criamos, pequeños saltamontes.

pd. tengas ustedes cuidado con sus caprichos sexuales.

atikus dijo...

Si es que no se pueden hacer juegos raritos...y menos a cierta edad.

Bueno pues pobre hombre en cualquier caso.A mi el rollo ese del Kunfu nunca me gustó demasiado es que soy muy pacifico, tampoco me gustan las cuerdas, yo a lo tradicional.

Besitos sin correajes

Licantropunk dijo...

Lo que haga cada uno en su habitación y con su cuerpo: allá cada cual. La pena es que ante el público se va a oscurecer su carrera debido a las circunstancias de su muerte: como el cabezazo de Zidane.
Mira, al menos el no se va a enterar.
Saludos.

Mad Hatter dijo...

"En casa del herrero cuchara de palo", parece que Carradine no aprendió nada de su personaje Kun-Fú, ni de su maestro televisivo.
¿Alguien se acuerda de otra serie algo posterior sobre chinos medievales? El prota era un tal Chu-Lín (creo), fue la primera peli en la que salía gente que pegaba unos saltos enormes o que volaba, a mi me impresionó mucho.
Un abrazo oriental.