lunes, 12 de octubre de 2009

DOROTHY


Era neoyorquina de nacimiento; judía (dijo que se había casado con su marido para cambiar de apellido: A un hombre sólo le pido tres cosas: que sea guapo, implacable y estúpido); de izquierdas (durante su estancia en Hollywood como guionista fue incluída en la lista negra del Comité de Actividades Antiamericanas por pertenecer al partido comunista); y mujer (Cualquier mujer que aspire a comportarse como un hombre, seguro que carece de ambición).

Alguna de estas cosas por separado podría haberle reportado cierto renombre, pero todas juntas, la hundieron sin remedio en el olvido.
Animó la tertulia del hotel Alonquin junto a Fitzgerald y Hemingway, fue admirada y temida por su talento y su lengua afilada (Las dos palabras más bellas de la lengua inglesa son: cheque adjunto). Colaboró en el Vanity Fair y el New Yorker entre otras revistas, hizo crítica teatral, escribió poemas y cuentos. Uno de esos cuentos, Big Blonde, además de ganar un premio literario que lo elevó a la categoría del mejor cuento de 1929, fue seleccionado por Monterroso para su Antología del cuento triste.

Sus relatos se pueblan mujeres ahogadas en un sentimentalismo estúpido, presas en las redes del provincianismo y en busca desesperada del amor. Dorothy Parker dibuja sin concesiones una sociedad, a veces sórdida, a veces frívola, siempre mediocre.
Intentó suicidarse en varias ocasiones y acabó dejando trozos de su vida por los bares de New York. Murió a los 68 años, alcohólica, sola e injustamente olvidada.
Pero supo despedirse con talento y sentido de humor: Excuse my dust/ Perdonen por el polvo fue su epitafio.

10 comentarios:

nancicomansi dijo...

UY!!! esta mujer siempre me cayó estupendamente, aunque fuera, tengo entendido, de dificil trato...

me encantan ese tipo de fotos con escritores en plena "acción...

besos!!

marcela dijo...

Me has recordado a una de mis mujeres predilectas.Ser radical e inteligente es lo único que quizás deba pedir una mujer. Voy a hacer una entradita como homenaje a ésta monstrua de sabiduría.
!Un saludo Fortune!

L´Esbarzer dijo...

Ni idea de quien fue esta mujer hasta este post. He tenido que guglear su nombre. Tomo nota.

Saludos

MK dijo...

Me ha gustado siempre ,desde que leí hace siglos leí un pequeño relato sobre ..."La culpa es de La Rochefoucauld". Y disfruté como una enana la edición de sus obras completas prologadas por Maitena.
Conocerás su relación con los Martinis , de los cuales explicaba que solía tomarse uno ,dos como mucho, ya que después del tercero, ya estaba debajo de la mesa, y al cuarto... debajo del anfitrión".
Genio y figura.

El futuro bloguero dijo...

Impresionante descubrimiento, el que nos haces. A tener en cuenta... Y ya con el comentario de MK, aún gana más puntos...

carrascus dijo...

Los labios que saben a lágrimas, dicen,
son los mejores para besar.
Los ojos que ven la estrella de la mañana
parecen un poco más brillantes.

El corazón que se rompe en abril, niña,
se recompone de nuevo en mayo...
Para junio yo ya casi me había consumido del todo
antes de que mi corazón estuviese completo.


Aunque sus relatos, como Lula os dice, son maravillosos, buscad también sus poemas.

atikus dijo...

Con bigote podría ser Groucho Marx

bss

Lula Fortune dijo...

NANCI: no cabe duda de que no debía ser un camino de rosas tratarla. Besos.

MARCELA: un saludo de vuelta, iré a ver tu entrada. Bicos.

L'ESBARZER: cuidado, es venenosa como una serpiente. Besos.

MK: su biografía está salpicada de frases y anécdotas jugosas. Era la Oscar Wilde americana.
Bicos chispeantes.

FB: pues nada, a engrosar el marcador. Besos.

CARRASCUS: es verdad que escribió poemas, pero creo que su genio se demuestra más en los relatos. Por lo menos, a mí me gustan más.
Bicos.

ATIKUS: todas las mujeres tenemos bigote, pero lo arrancamos de nuestra fisonomía con un sonoro y liberador ¡¡AY!!!
Besitos y cuscurrillas ;)

Raúl dijo...

Yo no llego a conocer su obra, ni tampoco al personaje, y por tanto, mucho menos a la persona; de la que más allá del nombre y del conocimiento de su tiempo, poco puedo aportar a esta reseña tan elegante.

atikus dijo...

psi ya ...tengo tres hermanas ;)