viernes, 22 de enero de 2010

CAFÉ BUDAPEST


Yechezkel toca el violín. Vive en una Budapest desolada, con una madre consumida tras los horrores nazis. Estamos en 1947.
Su tío Yosef vive en Palestina y lo contrata como violinista en su Café Budapest. Allí, judíos, musulmanes, occidentales y amistosas fuerzas inglesas de ocupación conviven en extraño y delicado equilibrio. Un equilibrio que sucumbirá inevitable a la barbarie.
En este libro, los grandes hechos históricos se revelan a través de las pequeñas cosas en las que se ocupan los seres humanos: la amistad, el amor, la búsqueda de la felicidad entre los convulsos aconteceres del momento.
Es la historia de los que quieren vivir la única vida que tienen anteponiendo la igualdad humana a las diferencias culturales. Es la historia de amores que no pueden ser...aunque lo sean de todas formas.

Es la historia de un chico judío que intenta apagar el sonido de las bombas con las notas de su violín.
Estupenda tarjeta de presentación de Alfonso Zapico. 

 

9 comentarios:

Mad Hatter dijo...

Muchas gracias por darnos a conocer libros y pelis tan interesantes. Por lo que comentas, intuyo que me van a gustar mucho.
¡Gracias Lula!

atikus dijo...

La verdad es que tiene una pinta estupenda, tanto por la temática como seguramente como por la redacción, seguro que engancha desde el comienzo, gracias por estos consejos culturales ;)


puff que tortícolis tengo..estaré endemoniado???

besitos lucifércos

El futuro bloguero dijo...

Muy apetecible. Me gustan tus recomendaciones...

Yo acabo de publicar una recomendación al revés. Algo para no ver bajo ningún concepto...

Beso

Fernando dijo...

Muchas gracias por la recomendación, Lula. Me he dado, además, una vuelta por su página web y por su blog y me ha encantado.
Besos findes.

Lula Fortune dijo...

No hay de qué, MAD y ATIKUS, besos malvados a los dos.

FB: pues supongo que ambas cosas ahorran mucho tiempo, porque a veces lo perdemos miserablemente en cosas infames. Besitos.

FERNANDO: pues no tenía ni idea de que tuviese un blog. Sabía que había publicado en Francia (el blog está en francés) pero lo conocí hace poco porque vino a firmar ejemplares a Citroën sur Mer. Por cierto, me hizo un dibujo chulísimo del protagonista en la primera página.
Gracias a ti también por decírmelo.
Besos.

David dijo...

Pues a mí la historia me gustó, pero cierta escena del final me chirrió por "excesiva", cosa que por lo visto le dijo también más gente. Pero bueno, no está nada mal. Por cierto.. has puesto Alonso al final. Falta la f...
Un saludo.

Il Cavaliere dijo...

Yo también digo lo mismo por descubrirnos libros tan interesantes.
¿Crees que el viento que azota el Empire nos dejará leerlo?

L´Esbarzer dijo...

Ah, mil años sin pasarme por aquí...mea culpa. Soy humano y no puedo estar en todo.
Por cierto, siendo viernes me esperaba uno de aquellos clicks que tanto me gustaban...
Buen fin de semana (con reloj de sol o no)

Lula Fortune dijo...

DAVID: oído, cocina. Pero también había escrito mal el apellido...jodidas teclas je, je.

CAVALIERE : sólo los vientos interiores pueden impedirnos hacer ciertas cosas. Para nosotros, en cambio, curtidos en los fieros temporales del norte, el aire sobre el Empire State no puede ser más que una ligera brisa. Porque sé que tú me entiendes que si no...ja, ja, ja. Muchos besos.

L'ESBARZER: ¿cómo que humano? pero si yo te veo unas alitas la mar de monas...y ahí tienes tu clic especial del finde, hombre de poca fe. Me alegro de verte. Muacks.