viernes, 20 de julio de 2007

ÚLTIMO CONTACTO EN LIMA




Un día nevó por primera vez en mi vida, y la Navidad empezó a acercarse. Nunca la había pasado lejos de casa. Me entró una alegría infinita. Siempre he odiado la Navidad, y sobretodo la Navidad en casa. Allá mi familia. Que se las arreglara con el hermano ausente en la cena pascual. Aunque seguro que también ellos estaban felices con mi ausencia.(...) Uno menos que abrazar debían estar diciendo los condenados, porque ahí el único que se tomaba las Navidades en serio era mi padre. Me dio pena recordarlo. Era lo más bueno que hay. Trabajó siempre hasta hacernos tomarle horror al trabajo. Era una mina de oro. Tenía que serlo, porque había procreado a la más importante colección de psicoanalizables de los últimos tiempos en Lima. Con el tiempo llegué a tomarle cariño, aunque la verdad es que me costó mucho trabajo. No tenía por qué haberme educado más rígidamente que a mis hermanos. Claro, yo era el menor, y en vista de que ya había perdido todas las esperanzas en los demás, decidió que yo fuese la esperanza de la familia, y me daba menos propinas y menos bicicletas y menos automóviles que a los otros. Y nunca me habló porque a un hijo no se le habla, sólo se le mira con mucha autoridad. Pobre viejo. Así, a punta de mirarme tanto, se fue convenciendo poco a poco de que yo era el peor de todos. Hasta empezó a comprarme billetes de lotería a ver si me aseguraba el porvenir.

(La vida exagerada de Martín Romaña. Alfredo Bryce Echenique)


¿Conseguirá Martín Romaña estar á altura das expectativas do seu pai? Próximamente nas súas pantallas.

4 comentarios:

carrascus dijo...

Pues no sé si el porvenir... pero la inmortalidad desde luego que se la aseguró.

Porque Bryce extrae a sus personajes de sus propias vivencias, que si no diría que Martín es sevillano... joé, es que no se puede ser peruano y tan barroco...!!

atikus dijo...

Es curioso pero me encantaría que nevara y adornaran los árboles...es que a mi si me gusta la Navidad y el frio!!

y no me gusta nada la playa!!

Lúa- Haberlas, hailas... dijo...

...ufffffffffff.....
besines

Lula Fortune dijo...

Queridos y querida: gracias por vuestro atentos coments (cómo podría yo vivir sin vosotros?). Pronto la segunda entrega, si os gusta pondré la tercera y última, que es la que tiene más chicha.
Besos a todos.
Atikus, yo de playa tampoco soy mucho pero de frío, vive dios, que tampoco!!!!
Carrascus,yo creo que al amigo Alfredo no le importaría en absoluto ser andaluz, gracejo desde luego no le falta y este libro en concreto es desternillante.