miércoles, 27 de febrero de 2008

DICCIONARIO



Érase una vez una niña con dos trencitas rubias que iba a un colegio de monjas. Ese año había llegado una nueva profesora, la señorita Elia, para impartir Lengua castellana. Era muy joven, llevaba vaqueros y nunca se sentaba en la silla. Les traía poemas de Neruda y les mandaba recortar noticias del periódico para hablar en clase. Un día les propuso una redacción sobre la forma de gobierno que más les gustaría.


La niña de las trencitas, pensando, pensando, desechó rápidamente a los reyes pues en su libro de Historia aparecían envarados y despóticos, cargados siempre de oro. Tampoco el señor del bigotito que acababa de morir le parecía una elección acertada, porque su padre se empeñaba en un silencio melancólico cuando hablaban de él. Y en aquel momento, no conocía nada más que pudiera llamarse "forma de gobierno". Así que creyó, inspirada siempre por la señorita Elia, que sería más igualitario apelar a la responsabilidad de los hombres y que cada uno supiese y cumpliese su cometido en la sociedad, sin que nadie se lo ordenase.


Le pareció una idea hermosa, armónica y así lo escribió, con letra primorosa, en su cuaderno.
Al día siguiente, cuando la señorita Elia le mandó leer en voz alta, lo hizo con un tono sosegado y claro, orgullosa de su originalidad y convencida de su razón. Cuando acabó se hizo un gran silencio en la clase que sólo la profesora se decidió a romper:
Vaya -dijo la señorita- nos ha salido usted un poquito anarquista.
Las gemelas Nebot se giraron como resortes y le espetaron por lo bajini: anarquista!, anarquista!".


Aquel día, cuando la niña de las trencitas regesó a casa, lo primero que hizo fue buscar en el diccionario aquella palabreja que las dichosas gemelas estuvieron cantándole al oído todo el día. Leyó en silencio la definición y cerrando el diccionario, emitió un profundo suspiro: Así que era eso... Algo debió pasar en aquel momento y no precisamente un ángel, como hubiera dicho sor Milagros, porque de pronto se sintió una extraña en su propio mundo. Fue apenas una sensación que se evaporó rauda cuando su madre la llamó para cenar.


Años más tarde, la niña de las trencitas rubias decidió cortarse el pelo e irse a vivir a una película de Lynch.

Pero eso, es ya otra historia.

22 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Como me gusta la niña de las trencitas...

Lógica, coherente, y con su corazón salvaje.

Anarchy in the UK dijo...

ais, que susto, pensé que era la historia de otra niña, la niña repelente que iba orgullosa por el extranjero sin complejos, un heraldo de españolía y no sé que cosas que decía ayer el Contrapresidente.

el trenti dijo...

¿Por qué con trenzas?

Cuando la llamaron anarquista es cuando supo que había acertado.

Un beso de un cántabro casi en la cuneta del olvido...jeje

Eva dijo...

Oh tú, más dulce, más interminable
que la dulzura, carnal enamorada
entre las sombras: de otros días
surges llenando de pesado polen
tu copa, en la delicia....y sigue..

La estudiante
Pablo Neruda

Besos incondiconales

Cumbia dijo...

Hoy te he visto,
con tus libros caminando
y tu carita de coqueta,
colegiala de mi amor
tu sonries,
sin pensar que al mirarte
solo por ti estoy sufriendo,
colegiala de mi amor.

colegiala, colegiala, colegiala, linda colegiala
colegiala no seas tan coqueta,
colegiala ven dime que si
colegiala, colegiala, colegiala, linda colegiala
colegiala no seas tan coqueta,
colegiala ven dime que si

Hoy te he visto,
con tus libros caminando
y tu carita de coqueta,
colegiala de mi amor
tu sonries,
sin pensar que al mirarte
solo por ti estoy sufriendo,
colegiala de mi amor.

colegiala, colegiala, colegiala, linda colegiala
colegiala no seas tan coqueta,
colegiala ven dime que si
colegiala, colegiala, colegiala, linda colegiala
colegiala no seas tan coqueta,
colegiala ven dime que si.

Hoy te he visto,
con tus libros caminando
y tu carita de coqueta,
colegiala de mi amor
tu sonries,
sin pensar que al mirarte
solo por ti estoy sufriendo,
colegiala de mi amor.

colegiala, colegiala, colegiala, linda colegiala
colegiala no seas tan coqueta,
colegiala ven dime que si
colegiala, colegiala, colegiala, linda colegiala
colegiala no seas tan coqueta,
colegiala ven dime que si.

la rata bastarda dijo...

Dime LULA,no será la misma niña que la que recordaba el de " los hilillos de plastilina", verdad?
Dime que no por favor.
Bicos guapa.

Lula Fortune dijo...

RATA, ANARCHY: me habláis de no sé qué niña de la que habló no sé qué tipo, tengo que deciros que no vi el debate de los "candidatos".
Por supuesto, vi el resumen de los Oscar que daban en el plus.

TRENTI: que no te olvido, hombre. Es que de política no hablo, soy así de rara. Pero claro que leo tus post. Todítos. Lo que pasas es que te pones tan serio en tu blog, que tengo que esperar a verte en Futuro Bloguero o Mad Hatter para meterme contigo (JE,JE).
Besitos, muchos y pequeñitos.

EVA: ¿eres tú?

FB: a mí también me gusta el "orejitas". Bicos

LUCY : ¿y tú a dónde vas con ese nombre?

CUMBIA: gracias por la banda sonora.

eva dijo...

Si Lula, soy yo.
Recibiste el mail?

carrascus dijo...

Dí que sí, Luliña, que no hay que conformarse con el mundo establecido, ni con la mentira estructural, ni con la alienación fomentada...

...además, la primera vez en mi vida que ligué, fue con una chica que de pronto comenzó a mirarme con otros ojos admirativos al ver que yo estaba en un ateneo libertario...

Durruti rules!!!

apicultor dijo...

A canción da colexiala treaeme gratos/ingratos recordos, depende por onde se mire.

Lula Fortune dijo...

Que rule, Carrascus.

Api: está pedindo a gritos que lle pregunte por qué. Pero vexamos qué me resposta, xa sabe que son un pouco curta para as "ironias e ditirambos".

Mad Hatter dijo...

Por alusiones.

La anarquía es una bella utopía. Es una pena que haya quedado en un cuento de niños y niñas.

Bonita entrada, Lula, muy punk (je, je).

Trenti: Déjalo ya, macho, no insistas, que no tienes nada que hacer.

el trenti dijo...

Lula, no tengo que hacer caso a el sombrero aguafiestas, ¿verdad?

apicultor dijo...

Esa canción, prezada Lula, ten xa moitos anos.

Adoitaba eu, ao remate da noite, acodir a unha discoteca a tomar o derradeiro gin-tonic. E era sempre matémático: cando sóaba esa canción saía de non sei onde unha rapaza en mini-short, de contornos rotundos, a bailala na pista que daba gloria vela. E un, débil e entregado, non podía facer máis que admirar extasiado os seus contorneos, tamén rotundos.

Velaí o recordo grato, como grata era igualmente aquela idade de entón. O recordo ingrato é que nunca vin a oportunidade de achegárlleme, rodeada sempre por unha cohorte pretoriana de moscóns, excesivamente cachas ao meu parecer. Quizais fose mellor así. Ai!

atikus dijo...

En una fiesta de disfraces me disfrace de colegiala punkorra con trenzas rojas de algodon y el pelo negro desaliñado, me puse el uniforme de mi hermana y unos leotardos..si me ves te partes!!, lo mejor fue una gata que me poto, quedo perfecto en el disfraz!!
Besos anarquikos ;)

Doutora Seymour dijo...

Unha meniña moi san, si señorita, por certo dígame que a mestra lle puxo un negativo por esa redacción e así quedarei tranquila de todo. A utopía máis o romanticismo se se puntuan ben, corrompense.

koolauleproso dijo...

Una película de Lynch, no es mal sitio pàra vivir, Lula.
Y (aunque no tenga nada que ver), para que no me riñas más, hoy, gracias a un lápiz de memoria, he conseguido publicar otra vez.

Francisco Machuca dijo...

Precioso texto Lula.Cuando se termina su lectura todavía se puede oir las voces de un recreo escolar de hace mucho tiempo.
Si se va a vivir a una película de Lynch,nosotros nos quedamos con tu texto en una de Victor Erice.
Besos escolares.

Lula Fortune dijo...

MAD: pues iba a poner un enlace con una canción de los Pistols...

TRENTI: tú al del sombrero, ni caso.

API: vexo un pouco arrepentido da súa falta de ímpetu naquel intre...

ATIKUS: Por qué a casi todos los tíos cuando os dan una oportunidad de travestiros lo hacéis de hembra guarrona?

DOUTORA: Pois non lle puso un negativo porque a señorita era moi enrrollada e a neniña non cometía erros ortográficos. Pero as xemelgas Nebot, que eran máis oficialistas, levaron unha nota mellor. Xa se sabe.

KOOLAU: así me gusta,voy para allá.

FRANCISCO: pues no está mal Erice, pero me tiene más morbo Lynch.

Besísimos a todos y todas.

apicultor dijo...

É que quedei coas ganas de preguntarlle cal era o seu escritor favorito ;)

MK dijo...

Me recuerda a otra niña que ante la cercanía de la 1ª comunión tuvo que ir a confesarse y como no tenía ni sabía a ciencia cierta qué eran los pecados , se lo dijo bajito al cura. El cura respondió a la interrogación y desconocimiento de la niña con una lista de actos considerados pecados , y después de cada uno preguntaba a la niña si le era conocido o lo había cometido...
Al final , después de responder a todos que no, decidió contestar que sí a algunos , para que el hombre no se sintiera tan descorazonadoramente inutil.
Pero créo que dijo sí en algunos especialmente comprometedores...
La niña hoy en día vive a veces en una película de los HErmanos Marx...

Lula Fortune dijo...

MK: menos mal que les quedó a esas niñas el espíritu de la supervivencia...aunque fuera a través de la imaginación.