miércoles, 20 de febrero de 2008

IL CARO, IL DOLCE...








Durante mi estancia en Ferrara, hace un par de años, descubrí una inscripción en un viejo palacio que hablaba de la gratitud de los hebreos españoles, expulsados de España en el siglo XV
y acogidos por la influyente comunidad hebraica de Ferrara.





La fortuna quiso que mi hotel (encantadores Ruggiero y Manuela) se encontrase cerca del imponente cementerio judío. Y así fue como, huyendo de las crueles temperaturas del invierno ferrarés, busqué refugio en una librería del ghetto ...
...y encontré un libro desarrollado en la ciudad, con personajes judíos: Il giardino dei Finzi-Contini.
¿Se podía pedir más?

El libro, contado en primera persona, nos acerca a la vida del joven B. y la atracción que siente desde niño por la familia Finzi-Contini. Fascinación, en un principio, por el espléndido palacio en el que viven, la Magna Domus; por su forma de vida, con un aristocrático alejamiento de la zafia sociedad burguesa; y que se concentrará finalmente en fascinación por los más jóvenes de la familia: Micol y Alberto.

Los años van transcurriendo y con la llegada de la adolescencia llegarán también las amenazas de las leyes raciales a Italia, aunque curiosamente para B. se inicia el periodo más excitante de su vida.
Los Finzi-Contini, educados, elegantes, cultos y generosos, abren las puertas de su jardín para acoger a toda la juventud hebraica, expulsada de la vida social de la ciudad.



Así comienzan las partidas de tenis, las conversaciones políticas y los largos paseos de Micol y B.
Nace un amor hecho de torpezas e inexperiencia, un amor que sobrevive en las dudas del joven B., en el alejamiento físico (Micol estudia en Venecia) y que sucumbirá finalmente cuando el muchacho decida renunciar a ella.
A partir de ahí las cosas se precipitan en tragedia: muere Alberto de una enfermedad incurable y la familia entera será deportada a Alemania.

Realmente creo que no es una novela de estos tiempos.
Como dice Eugenio Montale en el prólogo: "Es un jardín en el que sólo se entra con grandes movimientos concéntricos".
Y efectivamente ese es el código secreto para llegar al corazón de Micol, que B. no es capaz de descubrir. También lo es para desvelar la genialidad de esta obra.
Se puede pensar que las tardes, en apariencia iguales, transcurren con una lentitud exasperante, pero eso es solo en apariencia. En realidad, la vida se precipita tras los senderos de grava: los sentimientos apasionados y confusos del protagonista palpitan en cada mirada, la situación política se discute con ingenuidad, la sociedad italiana cambia trágicamente bajo las leyes raciales, las relaciones entre los personajes se alteran constantemente (se aman, se odian , se soportan, se olvidan...)
No es un texto fácil, necesita ser desvelado y puede parecer un desafío en apariencia aburrido; sin embargo, los imponentes muros de la Magna Domus ocultan un maravilloso, rico y fructífero placer literario.
En mi caso, un placer alimentado por la predileccion hacia los ambientes decadentes, lo reconozco, pero disfruto recreándome, una y otra vez, en la punzada de amargura que nos dejan las palabras de Micol :"Il passato ancor di più, il caro, il dolce, il pio passato".

¿Qué somos, sino pasado y humo impreciso del porvenir...?

22 comentarios:

Mad Hatter dijo...

Precioso relato, Lula ¿De dónde son las dos últimas fotos? ¿Es que hay una película del libro?
A los riojanos a veces nos achacan que somos un pelín pijos, sibaritas y elitistas, porque muchos se creen que provienen "de la pata del Cid", como suele decirse.
La nostalgia del pasado y la incertidumbre del futuro son dos caminos muy peligrosos, por eso yo siempre prefiero centrarme en el presente, aunque no siempre lo consigo.

atikus dijo...

Tengo pendiente un viaje a Italia, pero de una buena temporada...me gustaría estar 15 dias o mas en una zona...jope tu sabes italiano no??...pues nada me dices cuando vas jaja!!

tranquila no tengo intención de fastidiar el viaje a nadie, ademas allí mas o menos uno se entiende, o te entienden. La verdad es que hay sitios meravillosos pero sólo conozco Roma y Sicilia!!

Besitos al dente ;)

si el porvenir es impreciso, y depende del precio de los vuelos ;)

Diarios de Rayuela dijo...

Muy hermosa entrada.
Sugerente y bien ilustrada.
Tengo el libro en casa pendiente de lectura desde hace años.
Esto me anima.
Un abrazo.

Lula Fortune dijo...

MAD : las últimas fotos son ,efectivamente, de la película. La dirigió Vittorio de Sica y como puedes ver, la joven Micol era la hermosísima Dominique Sanda. También actuan Fabio Testi y Helmut Berger. Es de 1970 y le dieron el oscar a la mejor película de habla no inglesa en el 71.
Las fotos del principio son mías de Ferrara, preciosa y desconocida ciudad.
Un beso presente.

ATIKUS: pues yo suelo ir casi todos los años, aunque me llevas ventaja porque a Sicilia todavía no he ido. Digamos que de Roma para arriba Italia no tiene secretos para mi (je, je).
Y ya que no vas a venir a los tejados de la catedral, estás formalmente invitado a venir a Italia este verano, esté donde esté. Con el beneplácito de Ryan air, of course.
Besos en el porvenir.

DR: gracias y anímate, seguro que no te decepciona. Un biquiño.

nancicomansi dijo...

No se...por un momento pensé que hablabas del conde Orsini y su jardín de Bomarzo...
En fin...todo queda en aristocrácia italiana...y pinta bien, si...

El futuro bloguero dijo...

io sono mai de presenti que de pasato...

Perdon por lo mal que debe estar escrito.

Bonitas fotos LULA, qué interesante.

el trenti dijo...

¡Gallega!

Estoy con el orejitas, por mucho que seamos el resultado del pasado, somos presente. O al menos eso quiero creer yo. El libro tiene muy buena pinta o será que tú lo has contado muy bien...

¿Sabes que en Marzo me voy unos día a Milan? Tanto que hablas de Italia...

Un beso cántabro

carrascus dijo...

Yo nunca pude con Helmut Berger, esa fue una de las razones por las que huí de esta película en su momento.

Con catorce años me interesaban otras pelis, y la verdad es que ahora, con esa estética de jerseycito por el hombro y faldita tableada... me la tienes que vender muy bien para que haga el esfuerzo, Lulilla, sorry.

Lula Fortune dijo...

Querido Carrascus, si yo no vendo nada y menos la película. Lo que dije es que el libro me pareció estupendo. A mí. Y hablo de lo que me gusta, sean los Bee Gees o Prince. Por favor, no tienes que disculparte. Entre almas gemelas sobran las disculpas.
Un beso decadente.

Querido Trenti, de eso es de lo que hablo. Cada minuto de vida es ya pasado y no regresará, pero es en lo único en que podemos mirarnos para vivir el presente.
Así que Carpe Diem! y que disfrutes en Milano.
¿Vas a comprarte unos Salvatore Ferragamo?
Besos galaicos.

FB: Lo importante es entenderse y se te entiende de sobras. Así que ¿Qué demonios hago yo tres días a la semana durante hora y media en la escuela de idiomas?
Cada día que pasa me lo pregunto más.
Baci, baci (se lee bachi) para ti y la rubia.

NANCI: otro libro decadente y hermoso... Besos desde el jardín.

eva al desnudo dijo...

Que bonita entrada, no conozco esta película ni tampoco el libro, pero me ha entrado el gusanillo y buscaré por lo menos el libro.
Tampoco conozco Ferrara pero por las fotos parece una ciudad tranquila y llena de melancolía.
Siento devoción por Italia pero veo que tu me ganas, ánimo en tus estudios de italiano Lula.

ARUME DOS PIÑEIROS dijo...

Estiven eu hai tempo por esa cidade fermosísima en compañía dunha belísima muller. Dabamos paseos polo que quedaba da muralla, por entre os falsos plátanos. Subiamos ao Castello d'Este para bicármonos, entre a néboa que ascende do Po, e abrazármonos mentres mirabamos ao lonxe as cores apenas bermellas da cidade e os tímidos brancos da fachada do Duomo. Cando se facía de noite, e tras recorrer esas rúas do barrio xudeu, entrabamos na Trattoria Il Sorpasso, tomabamos uns pappardelle alla ferrarese cun Nobile de Montepulciano, e, despois de mirármonos aos ollos durante horas, camiñabamos cara a Porta Nova, rumbo á felicidade máxima. Agora, amiga Lula, gracias a vostede aqueles momentos voltan á miña memoria. Aquela muller estará comigo para sempre.

apicultor dijo...

Qué románticos incorrexibles (e un pelín almibarados). :-)

Eu se miro fixamente tantas horas seguidas fico estrábico para sempre.

arume dos piñeiros dijo...

O estrabismo é a mellor fórmula para atopar certos puntos que agora descubren con artefactos ultrasónicos. E non digo máis. ;)

El futuro bloguero dijo...

Proximamente te diré nuestro plan de viaje a Galicia, para intentar coincidir contigo, en Citroen... y dar ese paseo de deshollinadores por los tejados, ver a nuestra amiga la Rata (con o sin vuestros cortineros) en cuanto lo cuadre con Angel de la Cruz.

Bacchio su mano

Francisco Machuca dijo...

Estupendo post Lula.Viajar contigo debe ser todo un placer,sobre todo cuando te pones tan poetica.¿Qué somos? pues eso;humo impreciso.
Besos y un fuerte abrazo.

apicultor dijo...

Pero xa sabe, Arume, que, segundo os últimos achádegos científicos, hai quen ten e quen non ten. Ou sexa, que non por moito buscar "amanece más temprano".

arume dos piñeiros dijo...

Os estrábicos xa estamos noutras letras.

apicultor dijo...

Sospeito que xa ten esgotado todo a abecedario. Agora queda facer como nas matrículas dos coches.

arume dos piñeiros dijo...

GG

MK dijo...

Vi esta película hace siglos , junto a otras de Visconti y Fellini , y no sé porqué la confundo con "Confidencias".Y recuerdo por la misma época "Noveccento" de Bertolucci todas en un ciclo que hacían en el desaparecido cine Ars de Barcelona...y la verdad es que se me han mezclado un poco . Pero recuerdo ese aire y esa decadencia y ese "Cambiar , para que nada cambie..."¿Como era esa frase del Gatopardo , LUla?

Lula Fortune dijo...

EVA: anímate porque es una maravilla de libro. Y gracias por tus ánimos, los necesitaré.

A ARUME e API non lles contesto porque eles sos se bastan. Nada esta é a súa casa, sigan, sigan coa polémica.

FRANCISCO: no sé si será un placer viajar conmigo, desde luego, soy de las de "contigo pan y cebolla". Vamos, que siempre veo el lado positivo. Un bico viajero.

MK: efectivamente era eso "cambiar para que nada cambie" aunque ese mensaje me parece menos interesnte.
Me has metido el gusanillo de Novecento, tengo que buscar una versión en italiano. Qué peliculón!
Besos cinéfilos.

cacho de pan dijo...

ví la película hace muchísimos años...maravillosa Sanda.