viernes, 19 de marzo de 2010

MALINCUNIA


Esta canción napolitana que cantan los gondolieri en Venecia tiene, curiosamente, un certificado de nacimiento ucraniano. Eduardo di Capua se encontraba de gira con su padre, también músico, cuando se sentó un día al piano con la letra que su amigo el poeta Giovanni Capurro le había dado antes de partir. Por la ventana de la modesta pensión donde se hospedaban (esto es invención mía) no se veía el golfo de Sorrento sino el Mar Negro y el sol tibio poniéndose sobre Odessa. Así que es muy posible que las primeras notas surgiesen arrancadas de la nostalgia. Nostalgia del sol que brilla limpio después de la tempestad, nostalgia del amor que brilla como un sol en los ojos de la amada, melancolía en el atardecer que trae la oscuridad y que me hace añorarte hasta el punto de soñarme bajo tu ventana toda la noche... (que es más o menos la libre interpretación que hace una servidora del napolitano). Estamos en abril de 1898.

De regreso a Italia, los dos autores deciden inscribir la canción en el concurso más importante del momento, el que organizaba el editor Bideri durante la fiesta de la madonna de Piedigrotta. Obtuvieron el segundo puesto y el editor se quedó con los derechos de autor por la  simbólica cifra de 25 liras. Los dos artífices de la canción murieron, jóvenes y pobres, durante la Primera Guerra Mundial.
A partir de ahí, la popularidad de la melodía se hizo universal y desde tenores hasta cantantes de rock, se han atrevido a versionarla, con desigual y curioso resultado. Quizás la versión de Caruso sea la más conocida aunque a mí, no sé por qué, me emociona especialmente la de Mario Lanza.
Así que si esta canción nació frente a las costas de Ucrania, espero que nadie tenga inconveniente en que mire por mi ventana cómo desciende esa bola roja acariciando la abrupta silueta de las Cíes y me muera de melancolía y de felicidad.

Che bella cosa na jurnata 'e sole,
n'aria serena doppo na tempesta!
Pe' ll'aria fresca pare gia` na festa,
che bella cosa na jurnata 'e sole.
Ma n'atu sole cchiu` bello, oje ne', 'o sole mio, sta 'nfronte a te!
O sole, 'o sole mio, sta 'nfronte a te, sta 'nfronte a te!
Quanno fa notte e 'o sole se ne scenne,
me vene quase 'na malincunia.
Sotto 'a fenesta toia restarria,
quanno fa notte e 'o sole se ne scenne.
Ma n'atu sole cchiu` bello, oje ne', 'o sole mio, sta 'nfronte a te!
O sole, 'o sole mio, sta 'nfronte a te, sta 'nfronte a te!
 

4 comentarios:

Fernando dijo...

Empáchate todo lo que quieras de melancolía y felicidad, pero sin morirte. Si no, no podrás seguir disfrutando de estas drogas.
Abrazos al ocaso.

JLO dijo...

no me gusta nada la musica italiana, pero me toco este post para comentar ja...

pero siendo sincero me gusta mucho tu blog...

arte puro...


salu2

pop life

Licantropunk dijo...

Bonita historia: las musas surgen en los lugares más insospechados.
Saludos.

EvitaBlu dijo...

Nena, que mañana llega la primavera, melancolía la justita.
Pobres caballeros, si levantaran la cabeza, es preciosa esta canción.

Besitos.

Luli¿Que ya no me quieres?