miércoles, 28 de abril de 2010

VIDA

Un pájaro de papel en el pecho
dice que el tiempo de los besos no ha llegado;
vivir, vivir, el sol cruje invisible,
besos o pájaros, tarde o pronto o nunca.
Para morir basta un ruidillo
el de otro corazón al callarse,
o ese regazo ajeno que en la tierra
es un navío dorado para los pelos rubios.
Cabeza dolorida, sienes de oro, sol que va a ponerse,
aquí en la sombra sueño con un río,
juncos de verde sangre que ahora nace,
sueño apoyado en ti, calor o vida.
Vicente Aleixandre

5 comentarios:

Ana Bande dijo...

la lexe luliña, teño unha foto case idéntica!

Luis dijo...

Hola Lula, me gusta el poema, aunque un poco triste, se ve que Vicente no tenía un buen día.
Debemos tener cuidado con la tristeza, es un vicio.
Un saludo.

Lula Fortune dijo...

ANA: non podemos ir aos mesmos sitios...ja, ja, ja. Esto chámase tele...algo, seguro. Bicos.

LUIS: Bueno, yo no lo veo tan triste. Y los vicios pueden proporcionarnos grandes placeres, después de todo. Besitos.

raúl dijo...

morir es un ruidillo, 21 gramos que evaporan, cuando el corazón calla. mejor pájaros y vida. me gusta.

El transcriptor dijo...

Luis, un poco triste, pero está ese verso maravilloso: "vivir, vivir, el sol cruje invisible" que borra toda tristeza, creo yo, y luego "besos o pájaros, tarde o pronto o nunca".Por si no queda claro, me encanta este poema.