domingo, 8 de marzo de 2009

MUJER


"Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos. Los árboles destas montañas son mi compañía, las claras aguas destos arroyos mis espejos; con los árboles y con las aguas comunico mis pensamientos y hermosura. Fuego soy apartado y espada puesta lejos. A los que he enamorado con la vista he desengañado con las palabras (...)
Quéjese el engañado, desespérese aquel a quien le faltaron las prometidas esperanzas, confíese el que yo llamare, ufánese el que yo admitiere; pero no me llame cruel ni homicida aquel a quien yo no prometo, engaño, llamo ni admito.
»El cielo aún hasta ahora no ha querido que yo ame por destino, y el pensar que tengo de amar por elección es escusado (...). El que me llama fiera y basilisco, déjeme como cosa perjudicial y mala; el que me llama ingrata, no me sirva; el que desconocida, no me conozca; quien cruel, no me siga; que esta fiera, este basilisco, esta ingrata, esta cruel y esta desconocida ni los buscará, servirá, conocerá ni seguirá en ninguna manera (...). Yo, como sabéis, tengo riquezas propias y no codicio las ajenas; tengo libre condición y no gusto de sujetarme: ni quiero ni aborrezco a nadie. No engaño a éste ni solicito aquél, ni burlo con uno ni me entretengo con el otro. La conversación honesta de las zagalas destas aldeas y el cuidado de mis cabras me entretiene. Tienen mis deseos por término estas montañas, y si de aquí salen, es a contemplar la hermosura del cielo, pasos con que camina el alma a su morada primera."

Miguel de Cervantes. El Quijote


3 comentarios:

Il Cavaliere dijo...

Que grande eres Lulita!

WODEHOUSE dijo...

Muy bien traído, que ni pintado, y la mujer de Botero perfecta!

MK dijo...

Quedome pendiente un posteo sobre un hermoso texto sobre mujeres libres. Citaba "Mujeres que corren con lobos" de Pinkola Estes. Y el retorno a las raices de la mujer salvaje.
Suena quizás estremecedor eso de salvaje, pero algo perdimos por el camino al luchar por poseer nuestro cuerpo y nuestros derechos.
Un abrazo grande