lunes, 7 de junio de 2010

NO PICTURES

La única regla que debe seguir un paparazzi, según Ron Galella, es que no se deben respetar las reglas. Esta curiosa filosofía le acarreó, como fotógrafo de celebridades de los años 70, más de un disgusto.
Marlon Brando le rompió la mandíbula y cuatro dientes de un puñetazo. Aunque este suceso, lejos de disuadirlo le reportó nueva fama de tocapelotas: no sólo siguió persiguiendo a Marlon, sino que lo hizo con un caso protector.

Jackie Kennedy, su gran presa y obsesión, consiguió en los tribunales una orden de alejamiento.

Fue declarada persona non grata en el ambiente nocturno newyorkino después de disparar su flash contra Ali Mc Graw en Studio 54, aunque según sus propias declaraciones: "Ali nunca se enfadó por esa foto, fue el dueño del local"

No es difícil imaginar historias similares detrás de cualquiera de las fotografías que se recogen en el volumen No pictures de Ron Galella, a juzgar por el careto de los guardaespaldas, o los gestos y miradas furibundas de los famosos en cuestión.





En la actualidad, este personaje vive en New Jersey rodeado de figuritas de conejos, en una mansión que casi se convierte en la de Tony Soprano y comparte sala en el MOMA con fotógrafos como Avedon o Cartier-Bresson.
Juzguen ustedes mismos.

3 comentarios:

Fernando dijo...

Prefiero no opinar para no resultar muy grosero.
Que comparta sala en el MOMA con Cartier-Bresson dice mucho de la época en la que vivimos y de lo que nos espera.
Besos, Lula.

Sir John More dijo...

Me lo ha quitado Fernando de la boca...

lula Fortune dijo...

Exactamente eso, chicos...exactamente. Un beso a los dos.