lunes, 27 de julio de 2009

STRADE BIANCHE

En Toscana nadie quiere asfaltar la carretera que lleva hasta su casa. Las líneas blancas y polvorientas forman parte de su paisaje como un orgulloso sello de identidad.
En Toscana tienen una curiosa forma de hablar aspirando algunas consonantes intervocálicas hasta límites insospechados: la jiesa é jiusa/ la chiesa é chiusa/la iglesia está cerrada.
En Toscana el pan no tiene sal porque una ancestral rivalidad con el Véneto les privó durante muchos años del preciado condimento. Por eso comer la deliciosa porchetta, un embutido de cerdo prensado, en medio de ese pan, es comer la voluntad de un pueblo por sobrevivir.
En Toscana las colinas se inflan como el pan tierno y el mar desconocido se extiende en los confines del tiempo.
En Toscana cantan los grillos por la noche y es imposible dormir porque la vida se abre camino con explosiva contundencia. Dormir en Toscana es como morir un poco. La noche se llena de sonidos lejanos, voces y músicas que espantan al silencio en la plaza del pueblo mientras los cuerpos desnudos se buscan en la penumbra del dulce insomnio.
Toscana es la orgía de los sentidos adormecidos.

En algún lugar, al final de una strada bianca...

12 comentarios:

Mad Hatter dijo...

Pues existen múltiples similitudes entre la Toscana y La Rioja, y no lo digo yo, que conste ¿Eeeeeh?
Aunque aquí no nos falta la sal.
Besos salados con sal de salinas de tierra adentro.

El futuro bloguero dijo...

Que apetecible...

Todo el que ha ido lo recomienda, y por algo será.

pero tú lo haces más deseable.

Biblioteca Sarmiento dijo...

Muy hermoso el apunte

Jah Work dijo...

Tiene que ser especial, espero ir algún día...

Saludos!

koolauleproso dijo...

La Toscana es una maravilla. Ese paisaje dominado por la suavidad... Por algo allí "renació" la Cultura, tras siglos de oscuridad.

Besos de un enamorado de esa tierra.

Danilo Parte, a.k.a ,Martín iconli Mon dijo...

y tanto

NoSurrender dijo...

Leyendote, me han dado unas ganas tremendas de ir a la Toscana. Qué envidia me das. En cambio, me toca estar todo el verano en Madrid, cuidando la ciudad.

Bicos!

carrascus dijo...

Que disfrutéis el viaje, las estancias, los paseos...

¿Sabes? aquí al ladito de Sevilla, en algunos pueblos del Aljarafe, hablan también de forma parecida a esa que has descrito. Las S (y debido al seseo también las Z y las CE CI) las sustituyen por una H aspirada... pero tan aspirada tan aspirada, que es casi una J.

Y es muy gracioso, porque los habitantes de Benacazón, dicen que viven en Benacajón... y los compañeros del antiguo trabajo de mi mujer, que eran de Umbrete, una vez en una celebración me decían..."¿tú no conóje a mi jeñora? Ven p'acá, que te voy a prejentá a mi jeñora..."

Pues eso... que disfrutéis de las vacaciones. Saludos al Sailor.

Il Cavaliere dijo...

Llévame contigo. Anda porfa.

Di que sí, di que sí, di que sí...

marcela dijo...

La Toscana, un verano en la Toscanam el sueño que nunca cumplo.
Por causas ajenas, nunca propias. Una bella entrada, con esos cuerpos que se buscan en el calor y el rueido de ña noche.

atikus dijo...

Mmm, vamos que si un día me da pos is que meta en la maletaunos taponcitos pr el oído y un salero no? ...jiji

Besitos grillados

Raúl dijo...

Y un magnífico destino para los sentidos.