jueves, 19 de noviembre de 2009

LOCALISMOS


Dicen que de una puta y un portugués nació el primer vigués. 
No se me ocurre un principio más portuario y literario para esta ciudad, aunque sé que bajo esa afirmación subyace cierta actitud foránea y despreciativa.
Dicen que la ciudad es dura, caótica, que somos autocríticos, que confundimos el verbo mirar y ver, que bebemos el vino tinto en taza, que nuestro acento es inconfundiblemente cantarín...

Dicen también que somos acogedores, cosmopolitas, dinámicos y emprendedores, que se aprende a amar la anarquía loca de su ritmo y sus calles, que tenemos un humor dulce e irónico, que somos tolerantes e independientes, que somos seres de mar -¡el mar!-, que comemos cosas raras como percebitos y ostritas, que (a pesar de todo) la suavidad del clima nos hace tener buen rollo y ser amantes del cachondeo.
Y lo más importante de todo: tenemos un culo y unas piernas estupendas de tanto subir y bajar por sus cuestas.
Por todas esas cosas y alguna más que me dejo en el tintero: ¡gracias papi y mami! 

7 comentarios:

ivaxavi dijo...

Viva Galicia!
Gente acojedora y entrañable, desde que conocí sus gentes me siento un gallego más.
Un valenciano de nacimiento te dice que esos refranes están en todos los lugares, también se dice que de una puta y un valenciano, nació el primer murciano... y al revés: de una puta y un murciano nació el primer valenciano...

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Es que lo de los localismos es un no parar de combinaciones posibles y odiosas. Hay gente maravillosa en todos lados y gente muy hijoputa (con perdón de la palabra) por todas partes.
Saludos

Fernando dijo...

Tengo un padre de Verín y un tío vigués. Y un trozo de alma portuguesa (soy de los que querrían que Portugal se anexionara España).
Así que pásame la parte que me toca, no me voy a ir de vacío, ¿no?
Un abrazo.

Lula Fortune dijo...

IVAXAVI: sí, es que al final es todo lo mismo. Y mis abuelos paternos eran valencianos y sus padres, murcianos. La mezcla es lo mejor, estoy convencida. Ser de todas partes y de ninguna.
Besitos sin banderas.

CROWLEY: es que a mí, esa frase me parece una pasada de bonita. Con lo cojonudos que son los portugueses y la melancolía que puede tener una puta de un puerto como éste.
Por lo demás, tienes toda la razón. Mala baba hay en todas partes.
Besitos atlánticos.

FERNANDO: pues ya somos dos, Pero no sé si a los portugueses les convendría estar unidos a un país tan zafio como el nuestro. Con su cremonioso proceder y su esmerada educación british.
Coge, coge lo que quieras, que es todo bueno.
Besitos fronterizos.

Fernando dijo...

Bueno, ofreciendo materias primas, divisas por turismo y mano de obra poco cualificada para los trabajos más ingratos a lo mejor se lo pensarían.

atikus dijo...

Si en el fondo no te sacan de tu tierra ni patrás, tanto que refunfuñas a veces que te quieres ir al caribe o no se donde ;)

doutora Seymour dijo...

Mira que me gusta a segunda foto... se poidese a pegaría na miña ventá...
Un saúdo, Lula.