jueves, 5 de noviembre de 2009

LOS FAMOSOS Y YO (II)


En efecto, ese barbudo con pinta de vagabundo que lee un libro con tranquilidad mientras apura su bebida macrobiótica, es ÉL. Así de cerca (y de frente) estuve de Danny Day Lewis y no fui capaz más que de apretar el clic de la cámara de fotos. Supongo que el hecho de verlo tan tranquilito y relajado, como un mortal más, tomando el sol mañanero en Washington Square, hizo que me lo pensase un poco antes de lanzarme en sus brazos. Aunque si os fijáis bien, hay una vieja gorda y fea que asoma su cabeza por detrás que no tuvo reparos en plantarse delante con un perro (feo y gordo también) para pedirle un autógrafo. 
Y yo viéndolo todo como petrificada. Soy un caso patológico, lo sé.
De modo que no me queda más que ofreceros esta otra foto, en mi genuino estilo papparazzi inútil: ¿quién es la dueña de esa nuca rubia que se aleja entre la muchedumbre? Facile, facile.


9 comentarios:

Carmen dijo...

Qué bien que seas así! ¿Para qué sirve conservar la firma de otra persona? No entiendo los autógrafos... Y ponerse a hablar así con alguien, por las buenas, únicamente porque nos parecen adorables, tampoco tienen sentido.
Y... es mejor dejar a los mitos donde están. Tenerlos cerca hacen que dejen de serlo ¿no?
Besos sin foto.

atikus dijo...

Aisss desde luego que vergonzosa!!...hasta que un día te tomes unos hierbajos o una pócima y te conviertas como la feifer en la mujer gato de Batman jiji...

o no era la feifer...no...no me refiero a esta rubia ...que esta parece la melani, la de el banderas ;)...aunque no se ..

de todas maneras yo también soy timido y ademas despistado , vamos que ademas de cruzarme con el famoso ni lo reconozco


besitos con flash

JLO dijo...

buena actitud... aunq el me da la impresion de ser un poco loco o me comi la actitud de sus peliculas ja...

la rubia sos vos? q alta! salu2

Lula Fortune dijo...

En la mayoría de los casos, CARMEN, me importa un bledo el famoso en cuestión, pero en el de Danny Day Lewis, ¿qué queréis que os diga? por una de sus sonrisas, aissss! bien podía haber tenido un poco más de lo que hay que tener.
En fin...
Ah! y no soy yo, JLO, jajajajajajaja, es Melanie Griffith, en la Semana Santa de Málaga de hace unos años viendo a su Antonio procesionar de nazareno. Has acertado ATIKUS.
En realidad yo iba detrás de ella para ver a Antonio jajajajajajaja.
Besos a ellos y ella.

eva al desnudo dijo...

¿¿Melanie con esa mariposa en la cabeza?? Argggg. Se la ve flaca.
Yo no te perdono lo de "pasar" de nuestro Daniel, te envío una blusa sin mangas ¡hála!

Besos en procesión, uno detrás de otro quiero decir.

Raúl dijo...

A mi es que sin peineta me pasa totalmente desconocida.

Sir John More dijo...

Pues a mí me da que Lula nos la está pegando, que ése no es el Danielito, que son sueños suyos. Vamos, que ella lo hubiese reconocido por puro instinto enamorado, vale, pero que la gorda de atrás también... Porque de ser quien se dice que es, está el joío de incógnito, pero de incógnito. Vamos, que yo juraría que no se ha lavado en varios días para que no lo localicen las enamoradas por el olor... :-p

Lula Fortune dijo...

Era ÉL, hombre de poca fe. Se da la circunstancia de que estaba representando en Broadway una obra y lucía tal que así, con esas barbas pobladas. Son las ventajas de residir en la Gran Manzana durante un tiempo, te enteras de cada cosa...

Besitos EVA, RAÚL...vale y otro para el SIR este, desconfiado de las narices.

MK dijo...

Yo...es que te entiendo.
Aún estaría allí pasmadita sentadita en el banco como pasta de boniato.
Bueno te he contado alguna vez que me crucé con Jim Jarmusch en el Soho y puse cara de Netol y el tio me devolvió la sonrisa?