lunes, 30 de noviembre de 2009

PADRES


¿La relación con mi padre? pues no tengo ninguna aunque él viva sobre el mismo techo. La mayoría del tiempo se pasa encerrado en su cuarto viendo la televisión y comiendo, cuando viene de trabajar de Argentina.
Yo no sé de su vida ni él de la mía puesto que le tengo un rencor absoluto. Para mí, ni me va ni me viene. Él lo único que hace cuando está aquí es meterse en cosas que no le incumben.
Resumiendo, la relación con mi padre es pésima, es como un desconocido que vive con mi madre."
N. 14 años.

Yo hablo con mi padre sólo de cosas del colegio o el instituto, cosas de casa, pero otras cosas, no. Por ejemplo, no le cuento de mis amigos o de mis "amigas" ni de los deberes ni de las notas de los exámenes. Cuando me pregunta le digo que todo va bien, pero nada va bien, casi todo va mal. Yo a mi padre no le puedo contar mucho de mis amigos o de mí porque después no me deja andar con ellos o me castiga.
M.13 años

Bueno, desde pequeñita la relación ha sido buena. Es alto, moreno y my simpático. Con el paso del tiempo él se hacía mayor y yo ya no era una niña pequeña y nos fuimos distanciando cada vez más y más. Luego ya no nos veíamos nunca, comíamos de vez en cuando, pero nunca...
Para mí siempre ha sido el mejor y lo quiero.
C. 16 años

Nuestra relación es cero, no tenemos relación, mejor os cuento desde el principio. Mis padres se separaron cuando yo tenía 10 años. Lo pasé fatal, pero era por el bien de todos, él bebía, por eso se divorciaron.
Fui con él un fin de semana, pero nunca más quise volver, estaba hecho un asco. Mi madre dice que desde que se separaron mi hermana y yo hemos cambiado, y como yo le digo: la gente cambia. Yo no lo quiero y me da igual todo lo que le pase.
N. 14 años


Hace años la relación con mi padre era escasa, muy pocas veces lo veía por su trabajo, hasta que a los nueve años mis padres se separaron. Yo me fui a vivir con mi madre y sólo pasaba algún que otro fin de semana con él.  A día de hoy la relación ha mejorado, lo veo de vez en cuando, comemos juntos. Le tengo un gran cariño y si no voy más a visitarlo es por su actual pareja. Aún así lo quiero y mataría por él.
N. 16 años

Mi padre se llama Alfredo, es carpintero y también instala cocinas. Yo y mi hermana lo vemos de viernes a lunes, el fin de semana. Él es bastante bueno, me deja salir a donde quiera, me compra todo lo que le pido o incluso deja que mis amigos estén en casa o se queden a dormir.
Mis padres se separaron cuando yo tenía cinco años, se juntaron y se volvieron a separar. Pero eso es una cosa que no me afecta demasiado.
C. 13 años

La relación con mi padre es buena, aunque mis padres estén separados. Cada fin de semana voy a su casa y charlo con él, me ayuda a hacer los deberes. Los veranos y las Navidades loa paso con él y es genial. Lo único que no me gusta es que a veces por su trabajo, paso mucho tiempo sin verlo y me pongo triste.
C. 13 años.


Fragmentos de trabajos escolares recopilados por mi querido señor Tanner.


6 comentarios:

Elvira dijo...

Pues sí, hay muchos casos como los que ha recogido tu querido señor Tanner. Muy triste.

Por cierto, he leído las dos entradas anteriores con cartas de este profesor: me han emocionado. Yo he sido profesora de secundaria durante 27 años y le entiendo muy bien. Es una bella persona tu profesor.

Un beso

atikus dijo...

Es que mira que hacen examenes para conducir, licencias para poner un bar, manipular alimentos..pero para ser padres no hace falta nada...coser y "cantar"

pues a mi me resulta de lo mas difícil


besitos de un solteron ;)

Anónimo dijo...

Pues para mí que es más difícil ser hijo que ser padre.

carrascus dijo...

Parece que en estos tiempos lo normal para un niño es que sus padres estén separados.

Hay que ir cambiando muchos conceptos familiares, y sociales en general, aunque todavía haya quien se resista a ello.

Fernando dijo...

Soy padre y, sin duda, no habrá nada en la vida más difícil; es lo único que me llena de dudas, preocupación y, a veces, hasta angustia.
Por mucho que intente hacerlo lo mejor que pueda, siempre tengo la sensación de que no es suficiente, o de que está mal.
Sin embargo, cuando vemos a los niños libres y felices (porque nos pasa a mi dueña y a mi), un subidón de adrenalina nos permite seguir adelante.
Un abrazo, Lula.

Lula Fortune dijo...

"Libres" y "Felices" qué dos palabras tan hermosas y difíciles de conseguir. En eso se resume todo, que no es poco. Gracias, Fernando.
Un besazo a todos y todas por pasar por aquí y un abrazo de mi señor Tanner.