miércoles, 19 de diciembre de 2007

LIBERTADE

(Na última entrega: A caixa)
Collín a chaqueta de pel de serpente e fun á porta da cadea buscar a Sailor.
O demo debía de encender aquel deserto que se extendía por todas partes. Un deserto de pedras e lagartos no chan, de pastosa escuma no ceo, un deserto deitado e morto, agardando.
Estaba máis delgado, pero quedáballe ben.
Levaba os seus vaqueiros azuis e as botas negras. Non dixo palabra. Colleume a cara coas mans e bicamos sen tregua ata sentir o fervente deserto dentro de nós.
Despois, entramos no coche:
-Arranca o motor, Lula, e non pares ata chegar ao mar.
Por un imperceptible momento, sei que os nosos pensamentos foron os mesmos: todo o que queriamos no mundo, todo o que tiñamos, estaba alí diante.
E quixen mirar atrás para ver, con perfecta claridade, como se alonxaban os silencios, as penumbras, as portas pechadas, as verbas valeiras.
Nada podería ser peor que estar sen Sailor.

5 comentarios:

carrascus dijo...

Pues adelante... hacia ese espacio donde la nada es todo, amiga Lula. Hacia ese espacio donde la libertad vive a sus anchas. A disfrutar del margen de la vida que intenta recuperar el tiempo perdido...

Lula Fortune dijo...

En eso estamos, querido Carrascus, en eso estamos.
Miles de besos!!!

el trenti dijo...

Que sí, que sí. Que si doy clase de italiano... Y la verdad que una manita no me viene mal...juas juas

El futuro bloguero dijo...

Wild at heart?

Lula Fortune dijo...

Pues ya sabes, Trenti, no tienes más que pedir. Un bacio!

Yes, Futuro, my personal wild at heart. Has de saber (ya lo dije alguna otra vez) que mis historias de Lula y Sailor son estrictamente reales. Cualquier similitud con la ficción, es pura coincidencia.
Besos salvajes.